VACACIONES ANTICIPADAS

Por Borja García Carvajal, Concejal del PP del Ayuntamiento de Valladolid.

El verano está a punto de llegar a Valladolid y lo va a hacer con buenas noticias en cuanto al empleo. Este jueves conocíamos los datos de paro registrado en el que por fin hemos bajado en España de los cuatro millones de parados y de los cuarenta mil en nuestra provincia. Sin lugar a dudas queda mucho por hacer hasta que toda persona que quiera trabajar, pueda hacerlo, pero también es cierto que vamos en la buena dirección. Poco a poco se vislumbra la diferencia entre un gobierno como el del Partido Popular que cada día ingresa nuevos afiliados a la seguridad social y los gobiernos del casi innombrable Zapatero donde la destrucción de empleos y tejido empresarial era el pan nuestro de cada día.

No se nos debe olvidar que las administraciones públicas no son las que crean el empleo, sino que tienen que dar las facilidades y poner los medios para que los empresarios y autónomos creen trabajo. Esa es una realidad que no terminan de comprender las administraciones en las que gobierna el Partido Socialista coaligado con las izquierdas más radicales. Para muestra un botón con la paralización de las nuevas licencias de terrazas en el Ayuntamiento de Valladolid.

A día de hoy, en Valladolid hay en torno a ochenta solicitudes de nuevas terrazas o de ampliación, paralizadas en el ayuntamiento. Esa paralización conlleva un importante menoscabo económico para los hosteleros que ven cercenado su derecho a la instalación de una terraza en igualdad de condiciones que el resto de hosteleros. Ese quebranto económico no sólo afecta al bolsillo de cada empresario sino que afecta a numerosos puestos de trabajo que se dejan de crear por la no concesión de dichas licencias de terraza. A los puestos de trabajo perdidos por los cierres de varias empresas que está sufriendo nuestra ciudad, hay que sumarle la mala gestión municipal, que bien impidiendo la inversión y la ampliación de nuevos negocios como Vallsur -con la consiguiente creación de puestos de trabajo- o bien retrasando la concesión de licencias de terrazas, está agravando aún más la situación.

A nuestro ayuntamiento se le llena la boca con su presupuesto para el plan de empleo subvencionado olvidando que la reducción de trabas administrativas y la agilidad en la concesión de licencias son políticas de empleo tan efectivas como las otras, que además no le cuestan un duro al bolsillo de los ciudadanos, tan sólo requieren voluntad y buena gestión.

Efectivamente llega el verano a Valladolid y parece que algunos han decidido irse de vacaciones por anticipado dejando de lado su función de facilitar la vida a los ciudadanos. Al final, en lo nacional como en lo municipal la realidad deja claras las diferencias de gestión entre las ruinosas sumas de izquierdas y la fiabilidad del Partido Popular.

 

Categoría Global: