SÍ QUE HAY DINERO PARA EL SOTERRAMIENTO

SÍ QUE HAY DINERO PARA EL SOTERRAMIENTO. Artículo de opinión de Jesús Enríquez Tauler, Portavoz Adjunto del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valladolid

Por Jesús Enríquez Tauler, Portavoz Adjunto del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valladolid.
La excusa principal de Óscar Puente para cargarse el soterramiento y seguir dejando aislado, o cuando menos mal comunicado al barrio de Las Delicias, y otros, es que no hay dinero para hacerlo.
Se dijo hasta la saciedad que el valor de los terrenos que ocupan los talleres de Farnesio y los suelos de Ariza y de Argales, se había reducido a la mitad por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.
Se dijo que no era responsable contar con las posibles bajas en la adjudicación de las obras.
Se dijo que el Ayuntamiento no podía firmar convenios con un plazo superior a 4 años y que, además, no tenía capacidad financiera para poner su parte.
Sin embargo, mientras en política no siempre 2+2 suman 4, en matemáticas sí, aunque el gobierno de Puente se empeñe en lo contrario.
Ahora que Puente se ha cargado el soterramiento resulta, que los terrenos que ocupan actualmente las vías valen 800 millones de euros (exactamente 803,9 millones de euros según el convenio del “soterricidio”).
Hace apenas año y medio se decía que no llegaban a 400 millones de euros. Una diferencia abismal difícil de entender, si pensamos que esos terrenos valen mucho más con las vías enterradas que sin ellas.
Cualquiera entiende que no es lo mismo comprarse un piso con vistas a la barrera del ferrocarril, que a un bulevar. ¿Cómo es posible que para cargarse el soterramiento se dijera que esos terrenos valían la mitad, y que ahora que no se entierran las vías puedan valer el doble?
Ahora que Puente se ha cargado el soterramiento, se ve con total normalidad que se produzcan bajas en la adjudicación de obras. Hace unos meses, se han adjudicado las obras del paso inferior de la plaza de Rafael Cano con una baja del 32,23%. Una obra que salió a concurso por 3,1 millones de euros, y que se ha adjudicado por 1 millón de euros menos (2,1 millones de euros), IVA incluido.
Si aplicáramos ese mismo porcentaje de baja, hacer el soterramiento costaría 254,8 millones de euros, en vez de los 376 millones de euros en los que se valoró hace más o menos un año, de los cuales el Ayuntamiento tendría que poner 63,7 millones de euros (la cuarta parte).
Una cantidad que, curiosamente, ya no se tendría que aportar en 4 años, sino en 17, que es el plazo del convenio que ha firmado Puente.
¿Cómo es posible que para cargarse el soterramiento Puente dijera que no se podían firmar convenios a más de 4 años, y ahora para hacer túneles y pasarelas haya firmado uno por 17 años?
Con estos datos cabe preguntarse ¿puede el Ayuntamiento pagar su parte para hacer el soterramiento? La respuesta es sencilla: sí.
Óscar Puente ha incumplido sus promesas de inversión cada año, dejando de hacer obras en la ciudad por un valor superior a los 50 millones de euros, desde que ocupa la Alcaldía.
En estos casi 3 años de mandato, se podría haber pagado, casi en su totalidad, la parte que le correspondía al Ayuntamiento para hacer el soterramiento, y todo ello sin contar con un solo euro por la venta de terrenos.
Para más INRI, parte de ese dinero no invertido ha ido a parar a los bancos, ya que la ley exige que lo que no se gaste en inversiones, se destine a amortizar la deuda del Ayuntamiento o a proyectar otras obras con ciertos límites.
La conclusión es clara.
El gobierno de Puente les ha dado a los bancos el dinero que podría haber destinado al soterramiento del ferrocarril.
No ha dicho la verdad sobre los plazos de duración de los convenios, ni sobre los ahorros que se pueden obtener por las bajas en la adjudicación de los contratos que, en obra ferroviaria rondan el 40%.
Va a gastar unos 75 millones de Euros en túneles y pasarelas para soterrar a los vecinos, en vez de soterrar las vías del tren y unir la ciudad.
Las matemáticas no engañan. Juzguen ustedes.