ESTAS NAVIDADES, VALLADOLID CONTARÁ CON TRES PISTAS DE HIELO

Estas Navidades, Valladolid contará con tres pistas de hielo. Artículo de opinión. Por Jesús Enríquez Tauler, portavoz adjunto del grupo municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid.

Por Jesús Enríquez Tauler, portavoz adjunto del grupo municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid.

¡En fila india! Así han tenido que cruzar el Puente Mayor los vecinos de Valladolid que han tenido la necesidad de cruzar por él el Pisuerga esta mañana, agarrados a las barandillas que lo flanquean para evitar traspiés.

A lo antiestético del material empleado, se suma ahora su deficiente funcionalidad. Ya denunciamos a primeros de octubre lo desafortunado de la elección de este material, más propio de un parque infantil que de un puente medieval y el efecto muelle que produce en los viandantes dada su composición.

A todas estas “bondades” se ha unido hoy, otra característica oculta de este inapropiado acerado: su propiedad de convertirse en improvisada pista de patinaje, como reacción a las heladas “tan poco frecuentes” en nuestra ciudad.

Así lo ha reflejado una elocuente imagen que ya se está haciendo “viral” en las redes sociales, sin tener que recurrir a levantar acta notarial del suceso. Un suceso que ha sorprendido al propio Óscar Puente, quien en la Cadena Cope se refugiaba en arquitectos e ingenieros para eludir sus responsabilidades como alcalde, a preguntas de una escuchante.

Quizás se deba a que el otro alcalde, Manuel Saravia, no le haya contado los detalles de la contestada obra, que ya inspirara otro artículo de mi blog.

Inconvenientes de un reparto de papeles entre Puente y Saravia, Saravia y Puente que hacen incompatible la dedicación a la propaganda con lazos de pajarita, cenas parisinas y competiciones de golf (la de Puente), con la amable ineficacia del “otro alcalde” (la de Saravia).

Ahora que las ciudades se empeñan en competir por tener el árbol más alto y grande, o la iluminación más deslumbrante, incluso fardando a lo “spanglish” como el alcalde de Vigo; en Valladolid contaremos ¡no con una!, ¡ni con dos!, ¡sino con tres pistas de hielo! estas Navidades: la de la Cúpula del Milenio y las dos aceras del Puente Mayor.

Eso sí, estas últimas no serán de pago, al haber sufragado el consistorio tan fea y peligrosa obra con el dinero de todos los vecinos. Una “ejecución” que, en daños al patrimonio en la modalidad de puentes, ya compite con el Ecce Homo de Borja y sin cobrar entrada.

Urge una solución que evite la peligrosidad que representan para los peatones las aceras del Puente Mayor, en especial para personas mayores y con movilidad reducida.

Una solución que nos costará más dinero a los vallisoletanos, pero que evitará más de una desgracia. No hacerlo sería otra grave irresponsabilidad de un gobierno de minorías, sin apenas balance de gestión y que, pese al apellido del alcalde, se le dan muy mal los puentes.

Primero fue el desastre del Poniente que provoca retenciones todos los días y ahora el Puente del Río Mayor, como se le denominaba en la antigüedad. “Pasen y vean”, eso sí, con mucho cuidado.