EL TRIPARTITO MUNICIPAL ABANDONA EL SOTERRAMIENTO Y A LOS VECINOS

Por Antonio Martínez Bermejo, presidente del grupo municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid.

En estos momentos no hay ningún vecino en Valladolid que se explique cómo es posible que el gobierno tripartito municipal –formado por el PSOE, Valladolid toma la palabra y Si se puede– han abandonado en menos de 10 días el proyecto del soterramiento de las vías. ¿Cómo pueden decir que ese proyecto era la gran mentira si hasta el 15 de enero lo estuvieron apoyando de manera unánime? En el PP no hemos cambiado de postura. Ellos si.

Soterrar las vías en todo su trazado es un proyecto que cambia la ciudad para siempre. Es un proyecto que tiene más de social, de sentimiento, que de aspectos económicos. La gran mayoría de los vecinos de Valladolid lo quieren y los que viven cerca de la vía lo desean. Por eso los vecinos no se explican como el PSOE, cuyo candidato municipal llegó a firmar ante notario que lo haría con dinero municipal cuando fuera alcalde, ha dado un giro de 180 grados en esta materia vital para Valladolid. Por eso, un nutrido grupo de militantes socialistas han hecho una plataforma para rebatir a Puente y luchar por un soterramiento que es viable y posible.

Durante los últimos meses hemos asistido a la maniobra de la confusión continua. De una valoración inicial de 270 millones de euros que costaba soterrar de manera integral hemos llegado a oír cifras escandalosas que subían de un día para otro. Que si 900 millones, que si 1.100, que si 1.500 millones. Ojalá que los salarios hubiesen subido tanto y tan rápidamente como el coste previsto del soterramiento.

También hemos oído como se hablaba de cantidades integras sin contar a los vecinos que, gracias al acuerdo firmado en 2002, en la peor de las situaciones, el ayuntamiento de Valladolid sólo pondría 1 euro de cada 4. También hemos oído hablar de una deuda de 404 millones de euros sin que digan que del Ayuntamiento todavía no ha salido ni un euro ni va salir gracias a la propuesta de ADIF de asumir la deuda íntegramente.

Las personas cuando queremos afrontar un proyecto importante, como por ejemplo la compra de la casa donde viviremos el resto de nuestros días, nos planteamos su pago a largo plazo. Pues el soterramiento es igual. Desde el PP municipal pensamos que eso es lo que se puede y se debe hacer con el soterramiento. Su financiación debe plantearse a pagar en 20 años como mínimo. Tras estudiar las cifras reales, no las infladas torticeramente, creemos que, incluso en el peor de los escenarios y sin vender ni un centímetro cuadrado del suelo, el soterramiento integral le costaría 9 millones de euros al año al Ayuntamiento, durante 20. Es decir, el 3% del presupuesto municipal. Además no debemos olvidarnos que sólo en el año 2016 el Ayuntamiento ha dejado de invertir 31 millones de euros, el equivalente al coste de 3 años y medio. ¿Se puede renunciar a transformar la ciudad y dejar abandonados a los vecinos por el 3% del presupuesto municipal?

Mientras nuestros gobernantes municipales abandonaban voluntariamente el proyecto de soterrar la vía vemos como en otros sitios de España se defiende a capa y espada su realización. Este fin de semana supimos como la propia Susana Díaz hablaba de que el tren se soterraría en Granada. O que en las tres capitales del País Vasco el tren llegará soterrado. ¿Por qué el dinero para soterrar Valladolid, que no quieren Puente y Saravia, tiene que irse para hacerse en otros sitios?

Los vallisoletanos estamos a tiempo de decirle a los gobernantes municipales que queremos otra decisión, que soterrar es posible. La fecha tope, el pleno municipal del 4 de abril, donde si nada lo impide, el gobierno tripartito municipal consumará el “soterranicidio”. Pero no perdemos la esperanza. Aunque llegue a abandonarse ahora, siempre nos quedará 2019. Si los vecinos vuelven a otorgarnos su confianza, seguiremos luchando por hacer la reforma social de Valladolid a través del soterramiento integral.

Categoría: