EL SEÑOR PUENTE NO LLEVA ESCOLTAS, ¡LLEVA PROTECCIÓN!

Por Jesús Enríquez Tauler, portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valladolid.

Ésta es la respuesta que da el Concejal de Seguridad cuando se le pregunta si el Sr. Puente lleva escolta: “no, el Sr. Puente no lleva escolta, lleva protección”.

¡Curioso!

Resulta que los mismos policías municipales que acompañaban al Sr. León de la Riva y que desde hace un año acompañan al Sr. Puente, antes escoltaban al primero y ahora protegen al segundo. Y yo me pregunto ¿no es lo mismo? Evidentemente sí lo es. Lo dice el sentido común y lo dice también el diccionario de la Real Academia Española en su segunda acepción:

Escolta. 2. f. Protección o custodia, generalmente policial, que tienen determinadas personas por razones de seguridad.”

¿Por qué, entonces, este empeño en negar la evidencia? Muy sencillo. Cuando estaban en la oposición los que ahora gobiernan la ciudad criticaron hasta la saciedad, que el anterior alcalde disfrutara de este servicio como sinónimo de alcalde represor o de alcalde alejado del pueblo o temeroso de él. Por eso ahora no quieren reconocer que el Sr. Puente lleva la misma escolta que llevaba el Sr. León de La Riva, sin importarles caer en el absurdo de respuestas como éstas.

Por eso siguen sin responder a las repreguntas que formulé al escuchar tal sandez. No quieren decirnos cuántos servicios de protección se le han asignado al Sr. Puente desde que tomó posesión. No nos responden acerca de los peligros a los que está sometido el Sr. Puente para llevar esa protección. Tan solo la Intendente Jefe de la Policía Municipal ha tenido la honradez de reconocer, que el Sr. Puente disfruta de la protección de policías de paisano. Y todo con el afán de ocultar a los ciudadanos que, el Sr. Puente, lleva la misma escolta o protección que el Sr. León de La Riva.

¿No será que eso de llevar escolta, no casa con la imagen que se quiere vender en los ayuntamientos gobernados por un tripartito de izquierda y extrema izquierda como el nuestro?

En Valladolid, sí que tenemos alcalde del cambio. Ha cambiado la bicicleta por el coche a la primera de cambio (a lo mejor con la llegada del buen tiempo le volvemos a ver pedaleando por las aceras). Ha cambiado la eficacia en la gestión, por la propaganda y el postureo y ha cambiado, de momento, algunos destinos en sus viajes. ¡Ah, se me olvidaba! y no lleva escolta, lleva protección que, al parecer, no es lo mismo como dice Alejandro Sanz en su canción.

Cualquiera en su sano juicio comprende, que ciertas personas han de ser protegidas en el desempeño de sus cargos no sólo por razones de índole personal, que también, sino tanto o más por la función de representación que tienen encomendada.

La protección de un cargo público consiste en proteger la dignidad que representa, aunque quien la ostente no siempre esté a la altura de ella. Como dice un buen amigo mío “¡se dan casos!”. Juzgue el lector.