PUENTE TRAICIONA A LOS ESTUDIANTES DE VALLADOLID

PUENTE TRAICIONA A LOS ESTUDIANTES DE VALLADOLID. Artículo de opinión de Antonio Martínez Bermejo

Por José Antonio Martínez Bermejo, Concejal-Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid.

El pasado 23 de marzo algo más de 3.000 estudiantes de Bachillerato en Valladolid se manifestaron por las calles de la ciudad pidiendo que la prueba de acceso a la Universidad fuera una prueba única en toda España. La razón: las plazas de estudiante en cualquiera de las universidades públicas de España, incluidas las de Valladolid, pueden solicitarse por cualquier estudiante de cualquier rincón de nuestro país y su adjudicación se efectúa, junto con el expediente académico, con la nota que hayan recibido en la prueba de acceso a la Universidad de su región, lo que antes se llamaba selectividad y ahora se llama EBAU.

Lo que ocurre entonces es que en algunas regiones la prueba consiste en preguntas tan sencillas como quien descubrió América, y así les dan los tres puntos de Historia, y en otras regiones, como es el caso de la nuestra, la prueba es algo más seria y responde al magnífico nivel educativo de nuestros estudiantes que, según informes internacionales como el conocido informe PISA, son de los mejores de Europa.

Así se produce un hecho curioso. Mientras las plazas de nuestras universidades se cubren de extremeños y andaluces, por ejemplo, los estudiantes de Valladolid tienen que marcharse lejos a otros lugares, con el consabido coste a sus familias, y así estudiar otras carreras que no son su primera elección. Una importante paradoja: los mejores estudiantes europeos son los que peor nota sacan en la EBAU y los peores sorprenden con notas estratosféricas. Así, los estudiantes dejaron claro que lo que piden es una EBAU única como forma más justa, sin tener que bajar escandalosamente los contenidos y por tanto la calidad educativa.

Por eso, días antes de la manifestación citada, los estudiantes vinieron a pedir apoyo a todos los grupos políticos del Ayuntamiento. Desde el grupo Popular (PP) no dudamos en recibirles y apoyarles de forma clara y rotunda desde el primer momento. Lo más justo es que haya una prueba ÚNICA para toda España como ocurre por ejemplo con los médicos MIR que se especializan en hospitales. Sin embargo, el socialista Puente estuvo toreando a los jóvenes (ahora venid, no mejor esperad) y en el último minuto se sumó a la manifestación. Incluso arteramente se quiso colocar a la cabeza de la misma y los jóvenes no le dejaron. Pero allí asistió en su habitual teatralidad gestual.

Lo curioso es que días después los estudiantes nos pidieron a todos los grupos que apoyásemos una moción en el Pleno municipal con su manifiesto “POR UNA EBAU ÚNICA”. En el grupo municipal Popular inmediatamente nos sumamos a la propuesta de los estudiantes de bachillerato de Valladolid, lo tenemos muy claro. Sin embargo, pasó lo que nos temíamos. El PSOE con Óscar Puente a la cabeza rechazó la propuesta estudiantil. El señor Puente traicionó a los estudiantes de Valladolid.

En el PP nos gustaría saber cómo Puente se va a justificar en su traición a los estudiantes vallisoletanos que tendrán que marchar lejos a estudiar carreras que son su tercera opción, siendo mejores estudiantes. Tampoco sabemos cómo se lo explicará a los padres vallisoletanos que tendrán que gastarse un dineral para que sus hijos estudien por otras latitudes, pudiendo hacerlo aquí.

Esta actuación deja clara una cosa. La traición de Puente a los estudiantes de Valladolid es el reflejo de una realidad: Puente es antes Portavoz del Comité Federal del PSOE que alcalde de Valladolid. Mientras en el PP municipal mostramos nuestra oposición a Fomento y la Junta de Castilla y León en favor del soterramiento que quieren los vecinos, Puente tiene miedo a llevarle la contraria a su jefe, Pedro Sánchez, poniendo así por delante a los estudiantes andaluces o extremeños que a los de Valladolid. Un alcalde tiene que poner por delante los intereses de sus vecinos y eso no lo ha hecho Puente. Los ha traicionado.