LUNA

Luna. Artículo de opinión de María Victoria díez Arce en Delicias al día

Por María Victoria Díez Arce, concejala del grupo municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid.

Llega el verano y con él los clásicos de las estadísticas vinculadas al periodo estacional y, entre ellas, el abandono de mascotas que aumenta exponencialmente.

Hace un tiempo, no demasiado, llegaron a nuestras vidas por voluntad personal nuestra, probablemente en versión cachorro y llenaron nuestras historias de cariño, de risas, de juegos, de alguna que otra tastada y ante todo de lealtad. Una lealtad que iba creciendo a medida que pasaban los días y los meses, nos resultaba casi imposible entender que no hubiera formado parte de nosotros antes.

Pero el tiempo pasaba y la versión era ya de un perro adulto.

Llegaron las esperadas y deseadas vacaciones, se hicieron planes y nadie asumió que él/ella también debía estar ahí, pero no... No encajaba y la solución más cobarde se llamaba abandono, en sus diferentes modalidades, desde las más suaves a las más crueles. Voy a omitir detalles pues su solo recuerdo me indigna.

Si su lealtad había crecido, y probablemente nunca tenga límites, la de estos desalmados había disminuido hasta niveles ínfimos si es que alguna vez la tuvieron.

Hoy más que nunca apelo a la adopción responsable, a compartir que no poseer con compromiso a nuestros animales de compañía, con los deberes y derechos que la normativa establece.

Disculpen mi posible vehemencia, pero hablo en primera persona. A principios de diciembre de 2014, una camada de diez cachorros era abandonada nada más nacer, se convirtió en el momento de tomar una decisión, legalmente procedimos a la adopción de una de ellas, se llama Luna y en sus ojos he descubierto tantas veces la ternura, el agradecimiento y la lealtad, espero que ella también se sienta querida y arropada por mi familia que es la suya.

No ha sido fácil compatibilizar nuestras rutinas y su vida, pero cuando se quiere se consigue, como todo en la vida. Como sociedad debemos conseguir abandono cero, maltrato cero y sacrificio cero, se lo debemos y nos lo debemos.