UN PRESUPUESTO MUNICIPAL DISFRAZADO DE PINOCHO | Grupo Municipal Popular • Ayuntamiento de Valladolid

UN PRESUPUESTO MUNICIPAL DISFRAZADO DE PINOCHO

UN PRESUPUESTO MUNICIPAL DISFRAZADO DE PINOCHO. Artículo de opinión. Por Antonio Martínez Bermejo, portavoz del grupo municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valladolid.

Por Antonio Martínez Bermejo, portavoz del grupo municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valladolid.

El pasado martes se consumó, con mucho retraso, la aprobación de los presupuestos municipales para 2018 con el uso del habitual rodillo parlamentario. Como si fuera la película “el día de la marmota” con un final que se repite año tras año, el tripartito municipal consumó el paripé de aceptar las enmiendas de la marca local de PODEMOS y rechazar todas y cada una de la oposición democrática. Un final cantado.

Unos presupuestos que llegaron con mucho retraso y con Puente y Gato echándole la culpa al Interventor, que accidentado, no tenía la culpa de nada. Hoy, todos sabemos que el primer borrador de Presupuestos que Gato enseñó a Puente era tan escaso en inversiones que se lo mandó a corrales. Le mandó al rincón de pensar para ver como subía las inversiones, ya que los primeros 8 millones que los vallisoletanos vamos a pagar en esos túneles y pasarelas que casi nadie quiere, le menguaban los números.

Entonces Gato tuvo la “feliz” idea de incrementar el endeudamiento, pidiendo 18 millones de crédito a mayores, y sobre todo, decide meterle de clavo casi 22 millones de euros por la venta de terrenos municipales para disfrazar el presupuesto con el traje de Pinocho. Muchas inversiones, pero ninguna garantizada que se pueda realizar. El resto de la historia son peleas entre socios para ver quién se lleva la parte más mollar de la tajada, con un claro triunfo de Valladolid Toma la Palabra sobre el PSOE, cuando aparece el habitual tercer actor en discordia. Los concejales de Si Se Puede sueltan un órdago a la grande y en lugar de las 2 o 3 mini enmiendas de todos los años, se despachan con 22. Dándose cuenta de su papel de llave en el gobierno tripartito de Valladolid, exigen a Puente que “o todas o ninguna”. Mientras ellos negociaban en cerrados despachos, sin luz ni taquígrafos, los vallisoletanos asistían a sus diatribas esperando un presupuesto que llevarse a la boca.

Y yo me pregunto ¿Por qué nos endeudamos en 18 millones de euros si el tripartito de Puente ha dejado sin invertir cerca de 60 millones de euros en los tres años que llevan gobernando? Bájeles los impuestos a los vecinos señor Puente y tire del remanente como haría cualquiera en su sano juicio presupuestario.

Y también me pregunto ¿Cómo va a vender casi 22 millones de euros en parcelas municipales, si algunas ni siquiera están urbanizadas y son un patatal y además en los últimos años casi no se ha vendido nada? ¿Cómo va a pagarse, por ejemplo, el túnel de Rafael Cano, la reforma del “29 de Octubre” o el asfaltado de las calles si antes hay que vender unos terrenos, sin tener la certeza de ello? Un presupuesto disfrazado de incertidumbres y falsedades. Maquillado para la ocasión de las elecciones de 2019. A lo largo de todo este año vamos a poder ir comprobando como al presupuesto municipal le crece la nariz mentira tras mentira.

¿Qué propuestas del Partido Popular han rechazado y no están en los presupuestos para el año 2018? Han rechazado, por ejemplo, que las familias y los jóvenes de Valladolid puedan recibir ayudas para alquilar la vivienda donde van a residir, ignorando a la mayoritaria e hipotecada clase media de la ciudad mientras arreglan gratis las casas de la barriada del “29 de Octubre”. Han rechazado también ayudas por nacimiento o adopción a las familias de este Valladolid que pierde población y envejece. Han rechazado las ayudas a las familias numerosas y monoparentales, así como las ayudas del “cheque guardería”.

Han rechazado poner en marcha un Plan municipal de apoyo a la Industria y a la Innovación que permita que se cree empleo cualificado para que nuestros jóvenes se queden en lugar de marcharse. Han rechazado también un apoyo bien cuantificado para la modernización y mejora del comercio. Han rechazado la ampliación del Plan de Empleo para jóvenes. Han rechazado la puesta en marcha de un Centro de Congresos en la Feria. Han rechazado la construcción de tres centros de Mayores en Parquesol, en Covaresa y en la zona Centro. Han rechazado restaurar los parques municipales desechos por la sequía, como han rehusado hacer una red de riego para usar el agua depurada del EDAR.

No han querido reforzar el apoyo económico para promocionar la Semana Santa y la SEMINCI. Tampoco han querido incluir la última nave del LAVA precisamente para artistas jóvenes de Valladolid. Tantas y tantas cosas que nos han rechazado que, si las hubieses aceptado, seguro que mejoraban la vida de los vecinos, la creación de empleo y la ciudad en su conjunto.

Desde el PP estaremos atentos a lo largo de este año de la ejecución del presupuesto que haga el tripartito municipal, porque mucho nos tememos que “le va crecer la nariz como a Pinocho muchas veces”. Intentaremos que el apéndice de madera al crecer, no se les meta en los ojos a los vecinos de Valladolid.