LA FINA SENSIBILIDAD DEL SEÑOR ALCALDE

Por Carlos Fernández Rodríguez, concejal del grupo municipal Popular del Ayuntamiento de Valladolid.

En el Pleno del Ayuntamiento de Valladolid del mes de junio, el señor Alcalde se ofendió ante una pregunta que le planteamos desde el Grupo Popular sobre la fallida contratación de una periodista para la Agencia de Innovación y Desarrollo, apelando a su rectitud, que por cierto no había sido cuestionada.

Lo cierto es que el pasado 3 de marzo se publicó, tanto en la prensa local como en la página web del Ayuntamiento, la convocatoria de una plaza de técnico de información destinado a la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Valladolid.

Al proceso selectivo se presentaron cerca de un centenar de profesionales de la comunicación, que fueron sometidos a una prueba práctica eliminatoria consistente en elaborar una nota de prensa y diseñar un plan de medios. Esta prueba práctica solo fue superada por 7 candidatos de todos los presentados, a los que se les aplicó un baremo de méritos, dando como resultado que el 9 de mayo el Órgano de Selección acuerda seleccionar a una candidata por haber obtenido la máxima puntuación en la suma de la prueba práctica y de la valoración de méritos.

Las dudas comienzan dos días después, cuando la prensa local recoge que la Asociación de la Prensa de Valladolid ha solicitado información detallada al Ayuntamiento de Valladolid sobre este proceso selectivo porque “han recibido quejas de asociados y de otros profesionales no registrados en la Asociación que cuestionan las garantías y trasparencia del proceso”.

Al día siguiente, el alcalde adopta una solución salomónica y explica en los medios de comunicación que “con independencia de la limpieza del proceso, de la transparencia, le he trasladado al Concejal de Hacienda que desde mi punto de vista es innecesario que haya un periodista en la Agencia de Innovación”.

Esta es la secuencia de hechos que nos obligó al Grupo Municipal Popular, en el ejercicio de nuestra responsabilidad democrática de control del Gobierno Municipal, a hacerle varias preguntas al Alcalde en el Pleno del pasado mes de junio.

La razón fundamental por la que surgieron dudas sobre esta selección estriba en que da la casualidad que las dos primeras calificadas son dos candidatas que habían trabajado para el PSOE en Instituciones Públicas, en la época que las gobernaban los socialistas, concretamente la segunda calificada trabajó tanto en la Subdelegación del Gobierno de Burgos como en el Ayuntamiento de Burgos y la persona seleccionada trabajó en la Confederación Hidrográfica del Duero cuando la dirigía el hoy Concejal de Hacienda.

Lo cierto es que el señor Alcalde se indignó porque le preguntamos que si no consideraba necesaria la existencia de la plaza de periodista para qué la convocaron y crearon falsas expectativas a un centenar de profesionales de la comunicación, o que si conocía que las dos primeras calificadas habían trabajado anteriormente en Instituciones Públicas cuando las gobernaba el PSOE, o si piensa el señor alcalde que solo poco más del 10 % de los periodistas vallisoletanos están preparados para redactar una nota de prensa o diseñar un plan de medios, o quien va a asumir responsabilidades políticas por este dislate y en qué van a consistir dichas responsabilidades o si hubo alguna sugerencia sobre quien debía ser la persona seleccionada.

También aprovechamos para recordarle a los integrantes del Grupo Municipal Socialista que esta no es la forma habitual de actuar del Partido Popular cuando gobierna las Instituciones, como pueden dar buena cuenta alguno de los miembros del Equipo de Gobierno de nuestro Ayuntamiento.

Es evidente que todas estas dudas, y algunas más, surgen cuando se repasa la secuencia de los hechos y que nuestra obligación como oposición es trasladarlas al señor Alcalde para su aclaración en el Pleno, aunque este ejercicio democrático no le guste nada al señor Puente, que encaja muy mal cualquier tipo de crítica.

Pregunta que por cierto fue contestada en estéreo por el señor Alcalde y por el señor Concejal del Área de Hacienda, en clara infracción de los dispuesto en el artículo 101.4 del Reglamento Orgánico y empleando por tanto el doble del tiempo reglamentario, pero sin dar oportunidad a nuestro Grupo Municipal a volver a intervenir para equilibrar la situación, poniendo de manifiesto, una vez más, la parcial forma de dirigir los Plenos que ejerce el señor Puente.

Señor Alcalde, acostúmbrese a que cuando uno está en el Gobierno tiene que tener la piel menos sensible y saber encajar con mejor talante las críticas de la oposición, pues ya lleva un año de rodaje y persiste su despótica actitud con el Grupo Popular desde el primer día de mandato.