LA FALTA DE INVERSIONES DEL TRIPARTITO LASTRA LA CREACIÓN DE EMPLEO EN VALLADOLID

Por Alfredo Blanco Montero, Concejal del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid.

El Grupo Municipal del PP ha conocido la ejecución presupuestaria del Ayuntamiento de Valladolid a fecha 31 de julio y la sorpresa más desagradable ha sido comprobar como durante los primeros siete meses del año tan solo se han ejecutado el 14 % de las inversiones presupuestadas.

Esta circunstancia es muy negativa para Valladolid y para los vallisoletanos pues una baja inversión municipal perjudica gravemente al mantenimiento de las empresas y a la creación de empleo, a la vez que supone un frenazo al proceso de desarrollo y modernización que venía experimentando nuestra ciudad en los últimos años.

Así se explica que, según los últimos datos de paro registrado correspondientes al mes de julio, Valladolid haya sido, de toda Castilla y León, donde menos ha descendido el paro. Concretamente, en el mes de julio el paro ha descendido en Valladolid un paupérrimo 0,76 %, cuando en Castilla y León, de media, ha bajado un 2,22 % y en España un 2,23 %. Y en el resto de la Comunidad Autónoma el paro se ha reducido de forma mucho más acusada que en Valladolid, por ejemplo en Ávila ha bajado un 4,94 %, en Segovia un 4,08 % y en Zamora un 3,39 %.

Asimismo, Valladolid ha sido donde menos ha aumentado la afiliación a la Seguridad Social de toda Castilla y León. Concretamente, hemos tenido un escuálido incremento de un 0,25 %, mientras en Castilla y León, de media, el aumento ha sido de un 1,02 % y en España de un 0,48 %. Y en el resto de nuestra región ese incremento ha sido mucho más potente que en Valladolid, por ejemplo en Ávila ha subido un 2,88 %, en Segovia un 2,74 % y en Palencia o Soria un 1,80 %.

Con este escenario resulta fácil imaginar que Valladolid también sale mal parada en cuanto a los contratos suscritos durante el mes de julio, pues presenta el porcentaje de incremento más bajo de Castilla y León, un ridículo 2,89 %. Un porcentaje insignificante si lo comparamos con el aumento de la contratación experimentado, por ejemplo, en Segovia, donde se ha disparado a un 18,37 %.

Además, en el mes de julio los contratos suscritos en Valladolid han sido más precarios que en meses anteriores pues los contratos temporales han aumentado un 3,91 % mientras la contratación indefinida se ha reducido un 9,45 %.

Estos datos indican que, mientras en otros lugares de Castilla y León están aprovechando la incipiente salida de la crisis económica para crecer económicamente y crear empleo, Valladolid se encuentra paralizada, estancada, sin mostrar capacidad alguna para aprovechar el viento favorable que presenta la economía nacional y regional. Además, vienen a demostrar que las propuestas presentadas en el Pleno municipal por el PP, consistentes en mejorar las bonificaciones fiscales a empresas y autónomos por la contratación indefinida de trabajadores, son acertadas y están en la buena dirección, aunque lamentablemente hayan sido rechazadas por el gobierno municipal del Sr. Puente.

El tripartito que gobierna nuestra ciudad no está sabiendo abordar el principal problema que padecen los vallisoletanos: el paro. Y está demostrando una falta de pulso preocupante que está lastrando el progreso de Valladolid. Con un presupuesto en inversiones para el presente año que descendió en 20 millones de euros respecto a 2015, el equipo que dirige el Sr. Puente tan solo ha sido capaz de ejecutar el 14 %, un porcentaje raquítico que es revelador de una falta de laboriosidad y de una mala gestión municipal sin paliativos. Y que contrasta con la ejecución que presentan otras partidas irrelevantes para la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, como la de publicidad y propaganda, reuniones y conferencias o prensa y revistas, ejecutadas por encima del 85 % y algunas de ellas por encima del 100%, lo que dice bien a las claras cuáles son las prioridades del gobierno municipal.

A la vista de todo lo anterior cabe concluir que el tripartito ha dejado pasar siete meses sin trabajar en aquello que resulta útil y beneficioso para los vallisoletanos y sin dedicar sus esfuerzos a aquello que sirve para que Valladolid se modernice y progrese, como es la ejecución de inversiones en nuestra ciudad, mientras que, por el contrario, ha gastado en lo que no tenía que gastar: publicidad, propaganda, prensa, reuniones, conferencias, gastos diversos, etc. Partidas todas ellas que no sirven para mejorar la calidad de los servicios públicos ni para mejorar la vida de los ciudadanos sino únicamente para el autobombo y el maquillaje de lo que es, repito, una mala gestión municipal sin paliativos.

 

Categoría Global: