El Flautista de Hamelin

Artículo de Opinión. Por Borja García Carvajal concejal y portavoz Adjunto del Grupo Municipal Popular

Artículo de Opinión por Borja García Carvajal concejal y portavoz Adjunto del Grupo Municipal Popular

El flautista de Hamelin

 Ustedes recordarán la increíble historia escrita por los hermanos Grimm del flautista de Hamelin. En esa fábula, la ciudad alemana de Hamelin estaba infestada de ratas y los vecinos de la localidad decidieron contratar a un extraño para acabar con la plaga. Al son de su flauta, los simpáticos roedores le siguieron hasta acabar ahogadas en el río Weser. Lo que siguió a continuación no pretendo desvelarlo por si algún lector no conoce la historia, aunque sí que diré que no terminó como los vecinos de Hamelin deseaban.

A Valladolid no le vendría mal un buen flautista para acabar con la plaga de ratas que han sufrido los vecinos de nuestra ciudad este verano. Si ya de paso acabara con las plagas de conejos, de cucarachas o de palomas torcaces, seguro que nuestra ciudad sería más salubre y habitable. Todos sabemos que las plagas son inevitables, pero una buena gestión municipal las prevé, las controla y acaba con ellas por las nefastas consecuencias que para la salud pública tienen.

El gobierno de Óscar Puente no puede mirar para otro lado con este problema. Puede que no hayan sufrido en sus carnes la desagradable situación de encontrarse con una rata al despertarse, como le pasó a un vecino del alfoz ni tampoco se hayan topado con un batallón de cientos de cucarachas como les ha pasado a infinidad de vecinos, pero son de sobra conocedores del problema. En primer lugar, son conocedores porque el Grupo Municipal Popular lo ha puesto de manifiesto en comisiones y plenos de manera habitual. En segundo lugar porque las quejas y reclamaciones por plagas se han duplicado la pasada legislatura pasando de las 719 que hubo en 2014 (Gobierno Popular) a las 1.390 de 2018 (gobierno Puente-Saravia).

El año 2019 ha sido un año record en cuanto a quejas y sugerencias se refiere. Record global con 24.078. Record del servicio de limpieza con 5.208. Record del servicio de parques y jardines con 3.619. Record de salud y consumo con 2.185. Todas ellas darían para hablar largo y tendido de por qué tenemos una Valladolid más sucia que hace cuatro años, con unos parques y jardines menos cuidados y con zonas más insalubres donde proliferan las plagas. Todo ello alertaría a cualquier buen gobernante y le animaría a tomar medidas decididas y urgentes. En Valladolid los tiempos de los buenos gobernantes han pasado.

Las plagas de ratas, cucarachas, palomas y conejos son cosa seria. Lejos de ser los simpáticos animalitos que nos presentan las películas de Disney, estos animales son portadores de multitud de enfermedades que pueden ser contagiadas directamente al ser humano. A esas enfermedades hay que sumar lo desagradable que resulta el encuentro con estos roedores o insectos en el tránsito por la vía pública.

No creo que haga falta contratar al flautista de Hamelin para acabar con este problema. Nuestro ayuntamiento cuenta con grandes profesionales conocedores de los problemas de nuestra ciudad y de las soluciones a los mismos. Sólo hay que dejarles trabajar y aplicar sus conocimientos para acabar con las plagas. No quiero ser agorero o fatalista ni parecer un loco anunciando la venida de las diez plagas de Egipto. Pero no me gusta vivir en una ciudad donde las ratas campan a sus anchas, donde los niños acaben jugando entre cucarachas, donde los parques y jardines sean devorados por conejos o donde las palomas destrocen nuestros edificios.

Nuestro gobierno municipal tiene que ponerse a trabajar si no quiere que los hermanos Grimm del S.XXI empiecen a elucubrar fábulas y leyendas sobre los animalitos, las plagas o los flautistas de Valladolid.   

Categoría Global: