La Democracia que viene. Articulo de Pilar del Olmo en "Delicias al Dia"

 

LA DEMOCRACIA QUE VIENE

 

La democracia participativa es una realidad consolidada en las ciudades, regiones y países más desarrollados. Son múltiples las normas y documentos (internacionales, nacionales y autonómicos) que invitan a los poderes públicos a facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social. Aunque durante los últimos años en España en general y en Valladolid en particular se ha avanzado en esta área, resulta imprescindible seguir la senda iniciada para, entre otras cosas, paliar la desafección de una parte de la sociedad hacia las instituciones y los partidos políticos, dar a la sociedad civil el protagonismo que reclama y se merece y aprovechar las ideas, experiencias y conocimientos que la sociedad atesora en su memoria e inteligencia colectiva. La ciudad es nuestra casa común. La decoración, el orden, la seguridad y el bienestar de la misma lo tenemos que construir y hacer entre todos.

Esta nueva fórmula de implicación de la ciudadanía en la construcción del espacio común tiene tres retos fundamentales por delante para lograr el éxito de un nuevo modelo democrático por todos deseado; La implicación de los vecinos, la modernización de los procedimientos y la incorporación de las nuevas generaciones.

Los vecinos deben implicarse y promover proyectos, pero para eso es esencial que la administración les traslade la información que custodia. Sin información es difícil, casi imposible, conseguir su participación. Un ciudadano bien informado puede y debe colaborar con el Gobierno de la ciudad para detectar problemas, poner en marcha programas, actividades, realizar el seguimiento de las mismas y finalmente evaluarlos. La implicación es esencial, porque de lo contrario, este modelo de participación puede verse pervertido por pequeños grupos organizados que impongan sus pensamientos minoritarios sobre grandes mayorías desmovilizadas.

En segundo lugar, es necesario adecuar los procedimientos y canales participativos a las realidades del tiempo en que vivimos. Estos cambios se deben acompasar con el uso de las nuevas tecnologías que sin duda facilitan enormemente la participación en los asuntos de ciudad. Por eso desde el Grupo Municipal Popular estamos volcados en mejorar el Reglamento de Participación del Ayuntamiento de Valladolid con el objetivo de dar mayor protagonismo a los órganos de participación ya existentes, crear nuevos, al tiempo que ampliamos los cauces de deliberación y participación de la sociedad civil. Las administraciones tienen la responsabilidad de crear las herramientas necesarias para dar información a los vecinos y fomentar su participación efectiva en los asuntos de ciudad, éste es su derecho. Los vecinos tienen la responsabilidad de participar y contribuir al desarrollo de la ciudad, éste es su deber.

Por último, es crucial que las nuevas generaciones acojan la democracia participativa como propia y recuperen el interés por los temas que nos afectan a todos. También es importante que el movimiento asociativo de la ciudad crezca, se amplíe y rejuvenezca. Tenemos que hacer todo lo posible para que los jóvenes se impliquen con la vida de la ciudad y nos ayuden a buscar soluciones a los problemas existentes y a los que puedan venir. Ellos son el futuro y ellos son los que sin duda van a disfrutar de los cambios que, entre todos, seamos capaces de llevar a cabo. Los jóvenes son imprescindibles para dibujar la ciudad de mediados del siglo XXI, por eso es necesaria su complicidad en el progreso y  modernización de Valladolid.

La democracia del futuro será el resultado de la combinación perfecta entre democracia representativa y democracia participativa. Las bases que entre todos hoy sentemos fortalecerán nuestro sistema democrático y nos ayudarán a construir una mejor Valladolid de la que todos podamos sentirnos orgullosos. 

 

Categoría Global: