Delicias, ciudad jardín

Por Antonio Martínez Bermejo, concejal del grupo municipal Popular en en Ayuntamiento de Valladolid.

Si el todavía alcalde de Valladolid, Óscar Puente, hubiese tenido el cuajo de cumplir lo que prometió ante notario, el barrio de Las Delicias se consolidaría como un barrio moderno, lleno de espacios verdes y el más grande de la ciudad. Me explico.

Cuando Puente prometió ante notario que haría el soterramiento, no sólo se enterrarían los más de 5 kilómetros de vía, sino también la estación de trenes y la playa de vías desaparecerían de la superficie de la ciudad. Si a ello le sumamos el terreno que queda libre con el traslado de los talleres, el barrio de las Delicias ganaría casi 100 hectáreas.

Una superficie que, bien organizada, generaría una barriada moderna, con dotaciones públicas y muchas zonas verdes. Pero sobre todo, sin vías que la crucen y la aíslen del resto de la ciudad. Un espacio nuevo para que nuestros hijos encuentren viviendas para adquirir a un precio razonable y con alquileres bonificados para jóvenes. Una ciudad jardín ubicada prácticamente en la plaza Colón y sin vías por el medio.

En estos momentos sólo el Partido Popular defiende el soterramiento. El resto de formaciones o lo abandonaron incumpliendo sus propios compromisos o lo ponen en duda. Sólo el Partido Popular en el Ayuntamiento cree que Valladolid no puede ser menos que las otras 20 ciudades de España que tienen o van a tener las vías soterradas. ¿Acaso Valladolid es de peor categoría? ¿Acaso el barrio de Las Delicias es de menos importancia que otros barrios de Valladolid?

Desde el Partido Popular tenemos claro que haremos el soterramiento y la ciudad mejorará. Lo tenemos claro: Valladolid y las Delicias no son menos que otras ciudades y otros barrios. Son mucho más.