Discurso del Presidente del Grupo Municipal Popular

Acto de Toma de Posesión de la Corporación Municipal (2015 - 2019)

Salón de Plenos del Ayuntamiento de Valladolid. 13 de junio de 2015

Buenos días a todos.

Quisiera empezar mi intervención por donde hay que empezar. Le doy la enhorabuena, señor Puente. Y le deseo suerte. Al menos, la misma suerte que las vecinas y vecinos de Valladolid se merecen para los próximos cuatro años. Y quisiera agradecer también a todos aquellos que, con su voto, hicieron posible que el Partido Popular siga siendo la fuerza mayoritaria en esta institución.

El pasado 24 de mayo se celebraron las elecciones municipales. De la votación de los ciudadanos salió un mensaje nuevo y muy claro: la necesidad de dialogar, de promover el entendimiento y la búsqueda del consenso. Consideramos que cuando una formación política no obtiene la mayoría absoluta para gobernar en solitario, o cuando ni siquiera dos grupos políticos pueden pactar de manera suficiente, el mensaje de los vecinos es que quieren que todos nos entendamos, que seamos capaces de llegar a fórmulas de asentimiento.

Un mensaje que, con el debido respeto, creo que Ud. no ha entendido, o lo que es peor, no ha querido entender. Cuando todavía no había finalizado el escrutinio en muchas mesas de este municipio, Ud. compareció ante los Medios de Comunicación con una amplia sonrisa, y, a pesar de haber obtenido los peores resultados de la historia del Partido Socialista en Valladolid, ya lanzó la proclama de que iba a ser el próximo Alcalde. ¿Acaso no es cierto que Ud. dijo que se debía dejar gobernar a la lista más votada que, según Ud, iba a ser la suya? ¿Dónde quedó aparcado tal compromiso?

Además, se lanzó inmediatamente a elegir unilateralmente con quien conversaba. Y tras muchos días “arriba y abajo”, finalmente ha conseguido un acuerdo tripartito de oposición para ser investido alcalde y formar gobierno. Oponerse al Partido Popular para conseguir la alcaldía era su principal objetivo.

El Partido Socialista y Valladolid Toma la Palabra han negociado con el estómago. En los periódicos hemos leído conversaciones sobre reparto de sillones, sueldos y tenencias de alcaldía, incluso rompiendo con principios tan sagrados para Uds. como la paridad. Pero no sabemos nada de proyectos y programas. Y, a pesar de esa transparencia que ustedes tanto preconizan, no hemos visto ningún pacto por escrito que pueda analizar la ciudadanía.

Parece que no han firmado por escrito nada porque de proyectos nada han hablado. Lo han dejado aplazado a un momento posterior, demostrando que para Uds. lo verdaderamente importante era colocar a los suyos en los ansiados puestos de mando. Y no falseen la verdad, por favor; no ofendan la inteligencia de los ciudadanos que les han confiado el voto. Esa coincidencia programática de la que hablan, no existe en realidad, y tendremos ocasión de comprobarlo en este mandato. Si hubiese existido, se habrían presentado juntos a las elecciones.

Y han sumado a la formación Si se puede Valladolid, que ha colaborado en este teatrillo, pero éstos no ya con el estómago sino de una manera más visceral. Han demostrado un inexplicable odio hacia otras formaciones políticas que dice poco y mal del talante de este pacto. ¡Pero si ni siquiera nos han llamado! No hemos hablado de nada, porque Uds. no han querido. No nos han dado la oportunidad de reunirnos. Hemos sido rechazados desde el principio.

En definitiva, un frente de pseudo izquierda, izquierda e izquierda radical para echar al Partido Popular de las instituciones. Un planteamiento guerra-civilista caduco, en un momento en que los ciudadanos nos han pedido que apostemos por el diálogo y que busquemos fórmulas de consenso. Nosotros compartimos la idea de Punset, que decía: “hasta las bacterias funcionan por consenso, o no funcionan”. Y, personalmente, creo que Valladolid no es ni de izquierdas ni de derechas. Es una ciudad de buenos vecinos que, con sus distintas sensibilidades, quieren un Ayuntamiento que, como administración más cercana, resuelva los problemas y atienda sus necesidades.

En definitiva, Uds. han despreciado en sus conversaciones al grupo municipal popular, a los 12 concejales que forman el grupo más grande en este Ayuntamiento. Y, al despreciarnos a nosotros, están despreciando a los casi 60.000 vecinos de Valladolid que nos han votado, a una gran mayoría social, a casi el 40% de los votantes. Ahora entendemos lo que significaba el lema de su campaña cuando decían “gobernar para la mayoría”. Nunca para todos los vecinos, ahora sí está claro.

Sin embargo, esto que ha pasado no es nuevo. Incluso ya ocurrió en este mismo Salón de Plenos. Hace 24 años, en 1991, los grupos minoritarios decidieron quitarle el gobierno de la ciudad a la lista más votada, que era la del Partido Popular, si bien en aquella ocasión ustedes, Sr. Puente, contaban con 12 concejales y ahora con 8 y 20.000 votos menos. Y ya saben lo que ocurrió. Que la consecuencia de ese pacto derivó en 20 años de gobierno Popular en el Ayuntamiento de Valladolid con el apoyo mayoritario de la ciudadanía. 20 años de gobierno Popular de Javier León de la Riva y sus diferentes equipos, que Uds. tanto denostan, pero que cogieron al Valladolid caduco del siglo XX y lo llevaron a la modernidad del siglo XXI, haciendo de esta ciudad un lugar ideal para vivir, que hoy nadie discute.

Hoy les entregamos un Ayuntamiento saneado, con 300 millones de euros de presupuesto, más de 60 millones de euros de liquidez, una deuda inferior al 50% y un valor patrimonial de 436 millones de euros. Un Ayuntamiento que vale ahora casi el doble de lo que valía hace veinte años, tiene el triple de dinero en caja, mayor presupuesto en ejecución y mucho menor endeudamiento. Y les pedimos que no dilapiden esta herencia pues los vecinos de Valladolid no serán como el padre del hijo pródigo que le perdonó los excesos y, entonces en las siguientes elecciones, les negarán su confianza. Pues como decía Marx, Groucho: ¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!

Y le diré más, Sr. Puente. Despreciar de partida a los 12 representantes de casi 60.000 vecinos de esta ciudad no es bueno para Ud. Es probable que en algún momento nos necesite. Que presionado por sus compañeros de viaje con medidas que su grupo no comparta, busque en el grupo popular el apoyo responsable. Pues fíjese, si lo que nos propone es bueno para las vecinas y vecinos de Valladolid o para el respeto a esta centenaria institución, nos comprometemos a algo que usted no ha hecho: a escuchar la propuesta, a valorarla y, llegado el caso, a apoyarla, bajo los parámeros de la lealtad institucional. Adoptamos así una clara apuesta por una política de mano tendida, a buscar el acuerdo cuando lo que esté en juego sea el futuro de Valladolid y de sus vecinos. Para nosotros lo primordial son las personas, y no dude que daremos prioridad a nuestra ciudad por encima de los intereses partidistas.

Los 12 componentes del grupo Popular también queremos plantearnos un poco de autocrítica constructiva. Los últimos días hemos tenido que recomponer una situación muy distinta a la que hemos vivido estos últimos 20 años. Eso nos ha provocado un período de duelo en el que hemos permanecido a la expectativa y algo callados, es cierto.

Pero no se equivoquen. Estamos aquí para quedarnos, para volver, pero mientras, vigilaremos y controlaremos su acción de gobierno como lluvia fina y con elegancia institucional, para esforzarnos por un Valladolid al que queremos, al que conocemos y que es nuestra pasión. Para trabajar, con experiencia y renovación, en favor de todos y cada uno de los vecinos, para ponernos a su servicio. No sólo de los que nos han votado, que son muchos. También de los que no. Para construir un Valladolid de todos y para todos, cargado de proyectos y de optimismo. Un grupo popular que, gracias a su elevado número de componentes, va a estar presente en todos y cada uno de los barrios y rincones de esta ciudad.

Por ello, queremos ser proactivos desde el primer momento y, tras escuchar a los vecinos y las entidades en que se integran, sin exclusiones o líneas rojas, trasladaremos a este Pleno todas las propuestas que sean buenas para ellos y para la ciudad. Nos interesa también el permanente contacto con los magníficos profesionales de este Ayuntamiento, que prestan tan buenos servicios ciudadanos y a los que les deseo lo mejor. Y con los Medios de comunicación queremos ser muy abiertos y activos, para que nuestras propuestas puedan llegar mejor a los ciudadanos.

En definitiva, el diálogo constante con todos, el trabajo en favor de los vecinos, así como el rigor y la lealtad institucional a la hora de ejercer esta labor de oposición son las claves en las que el grupo Popular creemos, para alcanzar la confianza de los ciudadanos dentro de cuatro años, pues la planificación a largo plazo no es pensar en las decisiones futuras, sino pensar en el futuro de las decisiones presentes.

Termino como empecé. Enhorabuena, Sr. Puente. Y un saludo cariñoso de felicitación para su familia aquí presente. Para todos los asistentes y para los que nos siguen o seguirán por los medios de comunicación: Mucha suerte y que sea lo mejor para Valladolid y su gente.

¡Valladolid bien merece la pena!

Muchas gracias.