Discurso de la Presidenta del Grupo Municipal Popular, Pilar del Olmo, en el Pleno de Toma de Posesión, 15 de junio de 2019

Acto de Toma de Posesión de la Corporación Municipal (2019 - 2023)

(Salón de Plenos del Ayuntamiento de Valladolid, 15 de junio de 2019)

Discurso de la Presidenta del Grupo Municipal Popular, Pilar del Olmo Moro

Compañeros y compañeras de corporación. Señoras y señores:

Quiero comenzar con un mensaje de agradecimiento a todas las personas que participaron en las pasadas elecciones municipales, cualquieraque fuera el sentido de su voto. Y con gratitud especial, como es lógico, para quienes confiaron en la candidatura presentada por el Partido Popular. Nos esforzaremos para estar a la altura de esa confianza.

Y quiero empezar, también, reconociendo el triunfo del Partido Socialista y felicitando por él al Sr. Puente y a su Grupo. Esta es la grandeza de la democracia. Es tan importante que en estos más de 40 años de Constitución hayamos podido elegir libremente a nuestros representantes en pueblos y ciudades, que los que hemos perdido las elecciones tenemos que tener la grandeza de saber perder. Porque aquí lo único importante es que Valladolid salga ganando.

Mi deseo es que, dentro de cuatro años, cuando todos los que formamos parte de este Pleno salgamos por la puerta, lo hagamos satisfechos de haber realizado bien nuestro trabajo, nuestro papel en beneficio de la ciudad, ya sea en el gobierno o en tareas de oposición.

Para contribuir a ese deseo, desde el Grupo Popular en el Ayuntamiento vamos a hacer una oposición firme, leal y constructiva:

Firme, porque una oposición atenta a los problemas y a las necesidades, argumentada, seria, rigurosa en su tarea de control, es necesaria para que las cosas funcionen mejor en la ciudad.

Leal, ante todo, con los vecinos, de modo que nuestros planteamientos se basen siempre en pensar en lo mejor para ellos. Pero también leal en el sentido de respeto institucional: tanto al equipo de gobierno como a todos los miembros de la corporación, incluidas, por supuesto, las minorías. Tenemos que conseguir que este Ayuntamiento sea la casa de todos.

Y constructiva, porque los populares nos presentamos para construir la mejor Valladolid posible, y esa es la razón de que estemos aquí. Porque la oposición no sólo conlleva funciones de control, sino también de impulso. Y porque la ciudad no es de quien gana las elecciones, sino de todos los vecinos. Hay casi 60.000 personas que le han dado su voto, Sr. Puente, pero también más de 100.000 que han votado al resto de fuerzas políticas representadas en este Pleno. Y quien gobierna tiene la obligación de gobernar para todos. Por eso hará bien en escuchar a todos. Y, cuando sea posible, en llegar a acuerdos con todos.

En algunos asuntos será muy fácil, porque estamos de acuerdo. Es el caso de la Mancomunidad de Interés General Urbana, que nos parece un gran paso adelante en la relación de Valladolid con su alfoz, y para cuyo impulso y desarrollo usted sabe que puede contar con nosotros.

En otros casos el acuerdo será más difícil, porque las posturas son muy diferentes. Un ejemplo es la integración del ferrocarril. Nosotros pensamos que el soterramiento es factible y mejor para la ciudad, mientras que ustedes han apostado por la integración en superficie. Sin embargo, somos conscientes de que la ciudad les ha dado a ustedes la razón, tanto con carácter general como en los barrios más afectados: Delicias, Pajarillos, Vadillos y Pilarica. Y sabemos también que en los próximos años van a impulsar esa opción, con obras que ya van a quedar ahí.

Por eso, me parece razonable anunciar que no vamos a perder el tiempo en debates estériles. Los populares seguimos creyendo en el soterramiento, pero creemos también en la democracia y en el sentido práctico. No vamos a insistir en que sería posible soterrar, cuando la alternativa de la integración en superficie ha sido refrendada por la ciudad en estas elecciones, y cuando se van a dar pasos, ya irreversibles, hacia ella. Los populares vigilaremos que eso se haga de la mejor manera posible, y no complicaremos los debates insistiendo en la posibilidad de soterrar.

Por lo demás, la tarea de impulso que asumimos como primera fuerza de la oposición incluye nuestra mano tendida para intentar alcanzar Pactos de Ciudad en temas de calado. En concreto, cuatro son los principales acuerdos que a nosotros nos gustarían, y que hoy ofrezco al Sr. Puente:

—El más ambicioso es un pacto para diseñar entre todos la Valladolid de mediados del Siglo XXI. La mayoría de los problemas y retos que se nos plantean requieren estrategias que van más allá de cuatro años. Los países y las ciudades que triunfan lo hacen porque miran a 10, 20 o incluso 30 años vista. Hace falta tener un proyecto de ciudad. Un proyecto compartido. Un marco estable que nos permita saber qué tipo de ciudad queremos que sea Valladolid de aquí a 2050. Para eso, es necesario abrir un debate lo más amplio posible, en el que se impliquen no sólo las fuerzas políticas sino también los agentes económicos y sociales y las organizaciones de la sociedad civil. Se trataría de coordinar, estructurar y elaborar, con una metodología muy de participación ciudadana, el diseño, los principales rasgos, de esa Valladolid del futuro.

Nosotros creemos que las soluciones a los problemas de la ciudad deben buscarse entre todos. Reforzando el diálogo entre políticos y sociedad civil. Abriendo nuevos escenarios de gobernanza para que la voz de los vecinos sea escuchada. Para que puedan expresar sus necesidades y sugerir las medidas que desean. Porque eso es lo que les va a permitir sentir la ciudad como algo propio. Este proyecto de diseño a largo plazo sería, además, un excelente cauce para crear y mantener relaciones fluidas con todo el tejido asociativo. Para mejorar, con carácter general, la participación ciudadana. Y para potenciar el Diálogo Social. Por eso, y por su importancia intrínseca, es el primero de los Pactos de Ciudad que hoy ofrezco.

—En 2º lugar, Sr. Puente, también le ofrezco alcanzar un acuerdo para el Impulso Económico de Valladolid en los próximos 10 años. Que, como es lógico, debería contar, en paralelo, con el beneplácito de los agentes del Diálogo Social local. Estoy convencida de que es necesario hacer frente de la mejor forma posible y con el máximo consenso a los desafíos del empleo, a los cambios en el modelo productivo, a la creciente globalización o a la propia evolución demográfica. Todo ello, también, como forma de impulsar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

El empleo es hoy el principal bien social, y el Ayuntamiento debe darle el tratamiento de auténtica prioridad. Tenemos que favorecer un ecosistema urbano que atraiga inversiones y que genere oportunidades para las empresas, autónomos y emprendedores. Eso se consigue facilitando los principales factores de competitividad. Reduciendo cargas administrativas. Y con una fiscalidad inteligente, que además de financiar los servicios tenga en cuenta objetivos de crecimiento y empleo. Son cosas de las que debemos hablar para impulsar soluciones que den confianza a los inversores y a los agentes económicos, en beneficio de todos.

—En tercer lugar, Sr. Puente, el Grupo Popular le propone que tratemos de alcanzar un Pacto de Ciudad por una Movilidad Sostenible desde el punto de vista medioambiental, pero también social. Nosotros tenemos muy claro que hay que apostar por el desarrollo sostenible, por entornos más saludables, y que un elemento fundamental es la movilidad urbana. El coche tiene que ser una opción, no una necesidad.

  • •Esto significa que el Ayuntamiento tiene que hacerles la vida más fácil a los peatones, especialmente, a aquellos con más dificultades. Y también a los ciclistas y a los usuarios de patinetes eléctricos, cuyo uso adecuado habrá que regular.
  • •Implica que el Ayuntamiento ha de mejorar y modernizar el transporte público urbano, teniendo en cuenta, asimismo, el papel fundamental de los taxistas.
  • •Pero significa, también, que el Ayuntamiento no tiene por qué ponérselo innecesariamente más difícil a los usuarios de vehículos particulares. Lo digo porque el actual protocolo anticontaminación de Valladolid es, sin duda, uno de los más exigentes de España. Algo que, a nuestro juicio, cabría revisar.

En nuestra concepción de la política, prohibir, restringir, limitar, no es el tipo de medidas que nos gustan. Nos parece un enfoque muy drástico y también muy antiguo, como cuando, para impedir la transmisión de enfermedades, las autoridades municipales imponían inmovilizaciones o zonas de cuarentena. Esas políticas fueron evolucionando, porque desde hace décadas se sabe que lo más inteligente es reservar las medidas de limitación como última instancia y primar las acciones de promoción de la salud. Es decir: antes de prohibir hay que esforzarse en sensibilizar, en incentivar, en disponer alternativas que tengan en cuenta los intereses de todos, incluidos los comerciantes del centro. Sé que en esto tenemos ideas y posturas distintas, pero estoy segura de que, si hablamos, podemos acercar posiciones y alcanzar soluciones que la inmensa mayoría de los vecinos considerará razonables.

—Por último, Sr. Puente, le proponemos también un acuerdo en materia de financiación local, que nosotros entendemos podría tocar dos temas o tener dos partes. Una primera parte iría dirigida al Gobierno de la Nación. Ustedes saben que llevo años defendiendo no sólo un nuevo modelo de financiación autonómica, sino también, en paralelo, una mejora de la Ley de Haciendas Locales que dé respuesta a las necesidades de los municipios y les permita contar con los recursos adecuados para desempeñar sus funciones. Además, creo que sería posible acordar, pues el Grupo Socialista lo comparte, la petición de una mayor participación municipal en los tributos propios y cedidos de la Comunidad Autónoma. Ambas cosas, de hacerse realidad, tendrían una repercusión muy positiva en el ejercicio de las competencias del Ayuntamiento. Por lo cual sería bueno tratar de alcanzar este pacto, y trasladárselo lo antes posible tanto al Gobierno de la Nación como a la Junta de Castilla y León.

¿En qué más cosas vamos a hacer hincapié, en estos años, los populares? Pues, fundamentalmente, en tres:

Primero, en las políticas sociales. Creemos que hace falta más compromiso de la ciudad con los jóvenes, que son su futuro, y con sus posibilidades de emancipación real mediante políticas de vivienda y empleo. Creemos que las políticas de solidaridad son importantísimas, porque la exclusión social es el mayor fracaso de una ciudad, y hay que luchar contra ella con todos nuestros medios. Queremos que la igualdad de las personas con discapacidad sea un elemento transversal en la vida municipal, lo mismo que la adecuada cobertura de las necesidades de las personas mayores, incluido ese problema terrible que es su soledad no deseada. Queremos que se produzcan avances en materia de igualdad y de lucha contra la violencia de género. Y queremos mejorar y afianzar la integración de las personas inmigrantes.

Un segundo aspecto al que daremos importancia es a la dimensión cultural de la ciudad, como seña de identidad y como activo al servicio del desarrollo. Valladolid tiene atractivos históricos, patrimoniales y culturales de primer orden, y eso hay que aprovecharlo al máximo para generar imagen de marca. Para favorecer el turismo de calidad. Para proyectar a Valladolid en el plano nacional e internacional. Y, por qué no decirlo: también para mejorar nuestra autoestima. Para que podamos sentirnos cada vez más orgullosos de Valladolid, y poner en valor ese enorme caudal de riquezas y atractivos que nuestra ciudad encarna.

Y el tercer aspecto que priorizaremos en nuestra labor de oposición es la búsqueda de una Administración municipal más moderna, transparente y eficaz. Para nosotros, es prioritario garantizar el buen funcionamiento del servicio público de limpieza. El abastecimiento de agua. Las líneas de autobuses. Los medios policiales. El mobiliario urbano. El mantenimiento de los parques y jardines, etc... Hace falta, además, una Administración municipal moderna, que garantice todo tipo de trámites por vía telemática y que cuente con una avanzada política de personal. Y es imprescindible una buena gestión, que mejore, por ejemplo, los estándares de ejecución de inversiones, que en los últimos años no han sido todo lo buenos que debieran. A todo ello estaremos muy atentos desde el Grupo Popular.

El objetivo que nos marcamos, en definitiva, es contribuir, desde la oposición, a una Valladolid más cómoda, más habitable y más sana. Cuyos vecinos y vecinas tengan un proyecto común. Y cuenten en su Ayuntamiento con unos representantes dialogantes y abiertos.

Para eso vamos a trabajar mucho, y vamos a hacerlo desde la moderación. En contacto directo con los problemas, allá donde surjan. Con firmeza a la hora de criticar lo que nos parezca criticable. Pero siempre con espíritu constructivo.

Esperamos que hoy se inicie una nueva etapa en la que dejemos a un lado tensiones que no conducen a nada, nos olvidemos de las descalificaciones personales y mejoremos nuestras relaciones políticas. Porque en todas las ciudades de España, y Valladolid no es la excepción, hace falta un mejor urbanismo. Pero, por encima de todo, hace falta más urbanidad.

Muchas gracias.