Precisiones del equipo de gobierno a la información difundida por Izquierda Unida sobre el valor de los terrenos del soterramiento

Con relación a la información difundida hoy por Izquierda Unida sobre la viabilidad del soterramiento en Valladolid, ante la reducción del valor de los terrenos, el equipo de gobierno municipal quiere efectuar las siguientes precisiones:

Valladolid (23-1-2015).-

  • Los datos económicos que maneja Izquierda Unida no son equiparables, ya que la cifra inicial de 1.065 millones de euros incluye el IVA, mientras que la cantidad de 559 millones de euros que baraja para la actualidad carece del citado impuesto. Por tanto, lo razonables es comparar 818 millones frente a 559,5 millones de euros.

  • Además, los 1.065 millones citados aparecen en el Plan Rogers como una referencia del valor de mercado de los terrenos, no como cálculo de tasación realizado por una empresa especializada.

  • Como es sabido, la disminución de costes de la operación del soterramiento se ha reducido en 168 millones de euros (IVA incluido), es decir, 139 millones de euros sin IVA. En consecuencia, para conocer la diferencia que hay que completar en este momento es necesario realizar  la siguiente operación:

    818 – 560 – 139 = 119 (todo en millones de euros), a sufragar entre las administraciones integradas en la Sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003.

  • Para realizar la tasación del terreno, TINSA utiliza el método residual dinámico, obligatorio para realizar este tipo de operaciones, que consiste en valorar el terreno como si se vendiera en la totalidad de su superficie hoy, es decir, a precios actuales aunque se pusiera en el mercado en los próximos doce años. Conviene recordar que el informe de TINSA está orientado a efectos bancarios por la concesión del préstamo, y por tanto no valora los suelos como si se vendiera los suelos de forma gradual en el decenio 2016-2025.

  • Respecto de la falta de transparencia, Izquierda Unida sigue obviando que la competencia para facilitar información corresponde a la Sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003 y a quien la preside, no al alcalde ni al Ayuntamiento.

  • El Ayuntamiento no oculta datos, ya que no es el órgano competente para facilitarlos, pues proporcionar información supondría incurrir en una ilegalidad violando la confidencialidad a la que están sometidos los miembros de un consejo de administración. En ningún caso se ha afirmado que la información requerida sea privada, sino que el equipo de gobierno no la puede aportar.

  •  Por último es preciso recodar que las cuentas anuales de Valladolid Alta Velocidad 2003 están colgadas en la web ya hace varios meses, por lo que si hubieran tenido la diligencia debida podrían conocer su contenido con una mayor antelación. IU lanza una información que no responde a la verdad con la esperanza de que los ciudadanos la asuman sin poder contrastar su veracidad.

Categoría Global: