MOCIÓN DEL PP PARA GARANTIZAR LA COMPATIBILIDAD DE LAS PRÓXIMAS ACTUACIONES MUNICIPALES CON EL PROYECTO EL SOTERRAMIENTO INTEGRAL (PLENO 4-7-2017)

AL AYUNTAMIENTO PLENO

MOCIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL POPULAR PARA GARANTIZAR LA COMPATIBILIDAD DE LAS PRÓXIMAS ACTUACIONES MUNICIPALES CON EL PROYECTO EL SOTERRAMIENTO INTEGRAL

La llegada del tren a Valladolid supone, desde el siglo XIX, la existencia de vías ferroviarias en superficie en la trama urbana que, gracias al importante y constante desarrollo que experimentó la ciudad, supuso que a ambos lados del trazado ferroviario se edificasen barrios separados por las vías. En las diferentes corporaciones municipales que se constituyeron desde el inicio de la Democracia en España se comenzaron a estudiar distintas soluciones para evitar la frontera artificial que supone el trazado de las infraestructuras ferroviarias en la ciudad. Este proceso derivó en la decisión de que la mejor solución era soterrar la vía a lo largo de todo el trazado urbano. Una solución que se consideró como la más apropiada por la inmensa mayoría de los vecinos y que a día de hoy, la siguen considerando como la más adecuada.

Conforme a este criterio, en el mes de noviembre de 2002, el Gobierno de la Nación, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Valladolid suscribieron un convenio por el que se afrontaría la integración ferroviaria en cuatro pasos esenciales: la llegada de la Alta Velocidad a la ciudad, la puesta en marcha de una variante de mercancías en la zona este, la construcción de los mejores talleres ferroviarios de Europa en el Páramo de San Isidro y en cuarto lugar y necesariamente por ese orden, el soterramiento integral de la vía a su paso por el trazado urbano. Fruto de ese acuerdo se puso en marcha en enero de 2003 la sociedad Valladolid Alta Velocidad con una participación societaria del 50% del Estado, del 25% de la Comunidad de Castilla y León y del otro 25% restante por parte del Ayuntamiento de Valladolid.

Este convenio, que permanece vigente en todos sus extremos, ha obtenido resultados evidentes en sus tres primeros propósitos, estando realizados algunos de ellos prácticamente en su integridad y en otros presenta una realización cercana al 86% de su objetivo final. El cuarto de sus objetivos, el de soterrar la vía en su trazado urbano, a realizar una vez cumplidos los anteriores, tendría que empezar a afrontarse en los próximos meses.

Dado que las inversiones para la construcción de estas infraestructuras se realizaron en un momento en que la crisis económica obligaba entonces a parar en España centenares de inversiones, la financiación de la sociedad encargada del proceso, Valladolid Alta Velocidad, se vio afectada por dicho esfuerzo. Los actuales gestores de dicha sociedad todavía no han podido poner en el mercado ni un solo metro cuadrado de suelo de los talleres de RENFE, que ayudaba en el proyecto originario a facilitar la inversión de esta operación. Todo ello, a pesar de valorar dichos terrenos en un importe cercano a 800 millones de euros y mantener los actuales gestores la confianza en que terminarán siendo útiles para el proyecto. Tampoco, desafortunadamente, la actuación en los nuevos talleres de RENFE ha tenido ninguna evolución positiva en los últimos dos años.

Recientemente, los responsables de la sociedad Valladolid Alta Velocidad donde está presente el Ayuntamiento de Valladolid representado por su equipo de gobierno, han tomado la decisión de negociar un nuevo convenio que sustituya al suscrito el 6 de noviembre de 2002. De los primeros avances que se conocen del nuevo convenio se deduce que el proyecto de soterramiento integral se abandona y se sustituye por un “proyecto de permeabilidad” que ampliará los pasos subterráneos y elevados, túneles y pasarelas, para vehículos y peatones, con una importante aportación financiera del ayuntamiento de Valladolid. Al mismo tiempo, representantes del gobierno de España, como representantes municipales han manifestado que dichas actuaciones serán compatibles con un futuro soterramiento.

Desde el grupo municipal Popular consideramos que la solución de túneles y pasarelas es totalmente contraria a lo que desean la mayoría de los vecinos de Valladolid. La disposición de rampas elevadas o subterráneas para salvar el paso de la vía es una notoria dificultad de accesibilidad para los vecinos con movilidad reducida, así como las personas mayores. A ello se suman condicionantes de inseguridad en los pasos elevados y subterráneos, poco deseables para la población de Valladolid, especialmente para los menores de edad y las personas mayores.

Muchos vecinos de Valladolid ya se han manifestado contrarios a la solución de túneles y pasarelas. Otros muchos dudan además de la posible compatibilidad de esas medidas para un futuro proyecto de soterramiento de las vías que solucione de manera definitiva el problema. No son pocos tampoco los vecinos que no se muestran partidarios a una aportación municipal elevada para la realización de túneles y pasarelas. En definitiva, la solución que se está acordando contiene aspectos controvertidos que en ningún caso suscitan el apoyo mayoritario de los vecinos de Valladolid.

Si lo que se pretende es garantizar la compatibilidad con un futuro soterramiento, desde el grupo municipal Popular consideramos que la mejor garantía de realización del soterramiento integral es el mantenimiento de la vigencia del acuerdo suscrito el 6 de noviembre de 2002. Su derogación y sustitución por otro distinto no garantiza la realización del ansiado proyecto de mejora de la ciudad. Por ello y como garantía de su futuro, consideramos que es más oportuno que el acuerdo que se suscriba figure como adenda temporal al mismo, en espera de un momento posterior que disponga de mejores condiciones y circunstancias para su cumplimiento. Si bien desde el grupo municipal Popular seguimos considerando que proyecto de Soterramiento es posible y financieramente se puede realizar ya, como hemos demostrado reiteradas veces, no quisiéramos complicar el proceso si lo que se prefiere por el equipo de gobierno es dilatarlo en el tiempo.

Por otra parte, parece oportuno que dicha adenda solo incluya la dotación económica para el acondicionamiento de los pasos de túneles y pasarelas existentes, debiendo dejar el mayor volumen de financiación posible para la realización del soterramiento cuando corresponda en plazos. Evidentemente, este acuerdo no incluye la realización de los dos pasos subterráneos del barrio de La Pilarica que se realizan conforme a otro convenio bilateral del ayuntamiento con el ministerio de Fomento.

Finalmente, desde el grupo municipal Popular entendemos que, en el supuesto de que la voluntad del equipo de gobierno municipal sea distinta a la propuesta en esta moción, asuma su propio compromiso que ya formuló con anterioridad y consecuentemente realice la oportuna consulta popular a los vecinos, conforme al sistema legalmente establecido, como único medio de conocer la verdadera aceptación vecinal de un cambio tan radical y trascendente como el que Puente y su gobierno quiere realizar para la ciudad de Valladolid.

Por todo ello, el Grupo Municipal Popular, y en su nombre su concejal Presidente, propone al Pleno del Ayuntamiento de Valladolid para su consideración la siguiente

MOCIÓN

  1. El Ayuntamiento en Pleno acuerda mantener la vigencia del acuerdo suscrito el 6 de noviembre de 2002 para garantizar que en el futuro se afrontará la actuación referida al soterramiento y así, coyunturalmente, suspender sus efectos hasta el momento en que financieramente sea posible su realización conforme al contenido de los acuerdos alcanzados en el año 2002.
  2. El Ayuntamiento de Valladolid suscribirá con las otras administraciones una Adenda al Convenio de 6 de noviembre de 2002 que lo suspenderá temporalmente a efectos de la actuación del soterramiento integral. Las dotaciones económicas que incorporará el Ayuntamiento en dicha Adenda serán las imprescindibles para hacer frente a la mejora y acondicionamiento de los túneles y pasarelas actualmente existentes en su trazado y que sean precisas para su uso eficiente hasta que se afronte el proyecto de soterramiento.
  3. Subsidiariamente, en el supuesto de que el equipo de gobierno municipal suscriba un nuevo convenio derogando el anterior y sin tener en cuenta lo contenido en los apartados anteriores, dada la trascendencia del acuerdo, previamente a su entrada en vigor, según su propio compromiso, formulará una consulta popular sobre tales extremos a los vecinos de la ciudad de Valladolid.

En Valladolid, a 29 de junio de 2017 

Antonio Martínez Bermejo

Concejal-Presidente del Grupo Municipal Popular PP


Resultado de la votación:

La moción ha sido rechazada por 12 votos a favor (PP), 15 en contra (PSOE, VTLP y SIVA) y 2 abstenciones (Cs y el concejal no adscrito).