MOCIÓN DEL PP PARA LA ASIMILACIÓN DE LOS PROGRAMAS DE ACTUACIÓN URBANÍSTICA (PAU), DE FUENTE BERROCAL Y DE SANTA ANA (PUNTO 3.3.h PLENO 8-4-2016)

AL AYUNTAMIENTO PLENO

A grandes rasgos, un Programa de Actuación Urbanística (PAU) es un instrumento urbanístico previsto en el ordenamiento estatal anterior a la legislación autonómica actual, que servía para planificar el desarrollo del entonces denominado “suelo urbanizable no programado” de la periferia de las ciudades.

Dicho suelo estaba constituido por aquellos ámbitos para los que el Plan General de Ordenación Urbana contemplaba la posibilidad de que fueran objeto de urbanización futura, pero al margen de su propia programación y sin comprometer recursos municipales.

En concreto, en el en el art. 71 del Reglamento de Planeamiento de 1978 (aún vigente en la actualidad con carácter supletorio) se establece que la urbanización del suelo urbanizable no programado habría de efectuarse, de conformidad con el Plan General Municipal respectivo, mediante Programas de Actuación Urbanística para la realización de unidades urbanísticas integradas, considerando como tales aquellas actuaciones que tengan resueltas, en adecuada correspondencia con la estructura general y orgánica prevista en el Plan General, la dotación de servicios y equipamiento suficientes para garantizar la satisfacción de las demandas propias de la población o de las actividades que en el ámbito de la actuación hayan de ubicarse, y las obras de infraestructura necesarias para garantizar la inserción de las mismas en la ordenación general en el momento de su puesta en servicio.

La aprobación previa o simultánea del Programa de Actuación constituía además un requisito necesario para la aprobación del Plan Parcial que ordenara el ámbito considerado.

En Valladolid, el Plan General de Ordenación Urbana de Valladolid de 1984, aprobado en 1988, del que en gran medida son tributarios los planes posteriores de 1996 y de 2004, contemplaba diversos enclaves de suelo urbanizable no programado discontinuos de la trama urbana, de los cuales se llegaron a autorizar, previa convocatoria de concurso por parte del Ayuntamiento, los Programas de Actuación Urbanística (PAU) de Santa Ana (Expte. 2131/92), de Fuente Berrocal (Expte. 3014/91) y de Los Doctrinos (Expte. 4807/92).

Todos los expedientes administrativos para la convocatoria de los concursos y para la formulación y ejecución de los referidos PAU se iniciaron a principios de los 90, con el partido socialista al frente del gobierno municipal.

La contrapartida al Ayuntamiento por permitir esos procesos urbanizadores no prioritarios para la ciudad, según el planeamiento general del momento, pasaba por trasladar a los promotores y propietarios unas determinadas cargas de ejecución de infraestructuras y de mantenimiento de servicios, liberando a la administración municipal de sufragarlos.

La evolución normativa posterior hizo desaparecer esta figura de los PAU sin prever un régimen transitorio claro que sirviera para definir el lógico proceso de asimilación de estos desarrollos, una vez superada la situación inicial y excepcional que motivó la sujeción a ese régimen especial en el proceso urbanizador de la ciudad.

De dichos PAU, el de Santa Ana y el de Fuente Berrocal han culminado su pleno desarrollo y constituyen urbanizaciones totalmente consolidadas, en tanto que el de Los Doctrinos, con una dinámica muy diferente, se encuentra aún en proceso de desarrollo.

Después del tiempo transcurrido (más de 20 años desde la aprobación de sendos PAU de Santa Ana y de Fuente Berrocal), y teniendo en cuenta tanto la evolución de la normativa urbanística estatal y autonómica que ha hecho desaparecer esta figura, como el metabolismo urbano experimentado de extensión exponencial hacia el sur de la ciudad con procesos urbanizadores que han conectado al PAU Santa Ana con el suelo urbano consolidado, sin anudar las cargas propias de los antiguos PAU ni a promotores ni a propietarios, y habiéndose autorizado también nuevos desarrollos urbanísticos, sin esas cargas, en las inmediaciones del Berrocal mediante la aprobación del Plan Parcial de La Galera, carece de toda lógica mantener estas dos “islas urbanas” con un régimen, en la actualidad, claramente discriminatorio.

En los últimos años se ha intentado llegar a acuerdos infructuosos entre el Ayuntamiento y los responsables de ambos PAU que, por diferentes motivos, dieron lugar a contenciosos que tampoco han servido para superar esta situación.

Desde el Grupo Municipal Popular entendemos que el acuerdo de la Junta de Gobierno, del pasado día 10 de febrero, liberando al promotor de la urbanización de las cargas de mantenimiento y trasladándolas a los propietarios de Santa Ana, aconseja entablar una negociación urgente con los vecinos.

Es cierto que el estado de conservación de una y otra urbanización son bien diferentes, pero el proceso de asimilación de ambas debe ser el mismo desde el punto de vista procedimental y jurídico, aunque no tengan por qué tener el mismo calendario ni los mismos condicionantes.

A nuestro modo de ver, urge determinar el procedimiento a seguir para la asimilación de ambas urbanizaciones que conduzca a la constitución de sendas Entidades Urbanísticas de Conservación, y a la suscripción de los correspondientes convenios con el Ayuntamiento que superen, definitivamente, el problema.

Por todo ello, Jesús Enríquez Tauler, Concejal-Portavoz del Grupo Municipal Popular y en su nombre, somete al Pleno de la Corporación Municipal la siguiente

MOCIÓN

Primero.- El Ayuntamiento Pleno acuerda iniciar el proceso de asimilación de las urbanizaciones del Berrocal y de Santa Ana para su plena integración jurídico- administrativa y orgánica en la estructura urbana de la ciudad.

Segundo.- El Pleno de la Corporación insta a la Concejalía de Urbanismo a elaborar, en el presente mes de abril, un cronograma de actuaciones y a impulsar, con carácter inmediato, la comprobación del estado de las urbanizaciones por los técnicos municipales competentes, para diagnosticar las condiciones de incorporación de las infraestructuras y servicios a la gestión municipal, que deberá producirse tan pronto se aprueben los convenios correspondientes con las Entidades Urbanísticas de Conservación previamente constituidas, liberando con ello a los vecinos de unas cargas que, en la actualidad han dejado de tener sentido.

En Valladolid a 30 de marzo de 2016.

Jesús Enríquez Tauler

Concejal Portavoz del Grupo Municipal Popular


 La moción ha sido rechazada por 14 votos a favor (PP + C's + Sr. Presencio) Y 15 votos en contra (PSOE + VTLP + SIVA).