El fracaso de Puente con el soterramiento en Valladolid ha favorecido el éxito de otras ciudades