La comparación del soterramiento en Valladolid con renunciar o no a Angelina Jolie, como ha hecho Puente, está fuera de lugar, tiene tintes sexistas y es incluso chabacana