MOCIÓN DEL PP EN PRO DE UN PACTO POR LA CALIDAD DEL AIRE Y LA ACCESIBILIDAD DEL CENTRO, EN SITUACIONES DE CONTAMINACIÓN (PLENO 8-11-2017)

AL AYUNTAMIENTO PLENO

MOCIÓN DEL GRUPO POPULAR EN PRO DE UN PACTO POR LA CALIDAD DEL AIRE Y LA ACCESIBILIDAD DEL CENTRO, EN SITUACIONES DE CONTAMINACIÓN

El derecho a disfrutar de una buena calidad ambiental está reconocido y garantizado en nuestro ordenamiento jurídico, desde la propia Constitución hasta la legislación del Estado y de las Comunidades Autónomas que incorporan, a su vez, las exigencias de las directivas de la Unión Europea en la materia.

En cuanto atañe a la calidad del aire, para que este derecho sea plenamente efectivo, la ley 34/2007, de 15 de noviembre, “de calidad del aire y protección de la atmósfera” obliga a las administraciones públicas “a velar por que la calidad del aire se mantenga dentro de los límites legalmente establecidos”, y declara su exigibilidad por cualquier ciudadano o cualquiera de las organizaciones sociales que velan por la salud y la preservación del medio ambiente, poniendo a su disposición los instrumentos legales oportunos.

En el ámbito local, la misma norma, atribuye a los municipios con población superior a los 100.000 habitantes la obligación de informar a la población sobre los niveles de contaminación y calidad del aire, así como la potestad para adoptar planes y programas “para la protección de la atmósfera y para minimizar los efectos negativos de la contaminaciónn atmosférica”.

Entre las medidas para minimizar esos efectos adversos se habilita a los ayuntamientos para “adoptar medidas de restricción total o parcial del tráfico, incluyendo restricciones a los vehículos más contaminantes, a ciertas matrículas, a ciertas horas o a ciertas zonas, entre otras”, pero siempre referidas a la consecución de los objetivos de calidad ambiental “legalmente establecidos”.

Los valores límite y los umbrales de alerta de los distintos contaminantes están regulados en el Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire, y son los que permiten a los ayuntamientos a adoptar los planes de acción a corto plazo (artículo 25), y adoptar medidas de restricción del tráfico y de determinadas actividades cuando exista riesgo de su superación.

Sin embargo el “Plan de Acción en Situaciones de Alerta por Contaminación del Aire Urbano en Valladolid” aprobado por la Junta de Gobierno el 1 de febrero del presente año, endurece los valores límite establecidos en el Real Decreto y aplica unos umbrales de alerta no contemplados en las leyes, excediendo el margen de actuación otorgado a los ayuntamientos.

Un exceso que pone en cuestión la legalidad del propio plan y la adopción de medidas coercitivas extremas, como el corte del tráfico en el centro de la ciudad (Casco Histórico), que por otro lado tiene una muy dudosa eficacia real sobre la mejora de la situación de la calidad del aire en la ciudad.

La justificación de este proceder en las recomendaciones de la Organización Mundial de La Salud (OMS), a pesar de ser un objetivo plausible, no otorga al plan las garantías legales para su aplicación.

La normativa es clara al respecto. Sólo se pueden adoptar valores más restrictivos que los fijados en la ley, mediante “acuerdos voluntarios” entre los agentes económicos y particulares y las Comunidades Autónomas (artículo 20 de la Ley 34/2007 citada). Sólo así, tendrán “fuerza ejecutiva”.

Aunque estos acuerdos voluntarios no se prevén para los ayuntamientos, desde el Grupo Popular planteamos la necesidad de llegar a un acuerdo o pacto por la calidad del aire en la ciudad y la accesibilidad al centro urbano, con el objetivo de poner fin a la conflictividad generada por los cortes de tráfico decretados -en especial, con el comercio y la hostelería-, por el perjuicio económico causado cifrado en torno al 30% según algunas estimaciones. Un pacto que ofrezca seguridad jurídica y equilibrio entre los intereses legítimos afectados: la salud de las personas, la economía y la movilidad.

En este sentido, desde el Grupo Popular, valoramos de forma positiva la rectificación parcial en la aplicación del plan de acción en los últimos días y el anuncio de la creación de una mesa de diálogo que, sin embargo, no han puesto fin a la medida extrema del corte del tráfico sin haberse superado los niveles de contaminación establecidos en la ley.

Nuestra propuesta pasa por implicar a todos los agentes que pueden aportar algo a la mejora de la calidad del aire en Valladolid, ampliando esa mesa de diálogo al resto de administraciones a las autoridades ambientales y sanitarias, a los consumidores y usuarios y en general al tejido económico y social de la ciudad y a los grupos políticos.

Valladolid es una de las ciudades con una mejor calidad del aire de España que viene cumpliendo, desde hace años, con los valores límite de la ley para cada contaminante e incluso con los valores recomendados por la OMS en algunos de ellos.

No obstante creemos que debemos seguir apostando por conseguir una atmósfera más limpia, intensificando las políticas que contribuyen a reducir la contaminación y a lograr las recomendaciones más saludables, estimulando más la concienciación ciudadana y los hábitos saludables, mejorando el transporte público, apostando decididamente por una movilidad más sostenible y limpia y por un modelo urbano aún más amable con el medio ambiente.

Sólo ejerciendo estas políticas y cuando las medidas de prevención resulten insuficientes ante episodios de alta contaminación, las restricciones del tráfico u otras de eficacia probada, podrán ser aceptadas y reconocidas por la ciudadanía como legítimas. Legitimidad que se verá fortalecida con el necesario contrastar de la eficacia de esas medidas para conseguir los objetivos planteados, y con la adopción de acciones que eviten el deterioro de la actividad económica en el centro de la ciudad, fomentando la accesibilidad y la afluencia de público con alternativas de movilidad que compensen las restricciones.

Por todo ello, Jesús Enríquez Tauler, Concejal del Grupo Municipal Popular, y en su nombre, propone al Pleno de la Corporación para su debate y votación la siguiente,

MOCIÓN

Primero.-   El Ayuntamiento de Valladolid acuerda promover una Pacto por la Calidad del Aire y la Accesibilidad del Centro, que haga compatible el derecho a disfrutar de una atmósfera limpia con la actividad económica de la ciudad.

Para ello, se invitará a participar en la mesa de diálogo anunciada por la Alcaldía, al menos: a los agentes socioeconómicos de la ciudad (en especial a los representantes del comercio y de la hostelería), a las administraciones con competencias en la materia (autoridades ambientales, sanitarias y de tráfico), a representantes de los consumidores y usuarios y a los concejales que representen, proporcionalmente, al Pleno de la Corporación.

Segundo.-  El Ayuntamiento Pleno acuerda revisar el Plan de Acción en Situaciones de Alerta por Contaminación del Aire Urbano en Valladolid, aprobado el 1 de febrero por la Junta de Gobierno Local, en los términos que se propongan en el Pacto por la Calidad del Aire y la Accesibilidad del Centro.

Tercero.-    El Pleno de la Corporación acuerda aplicar restricciones al tráfico, únicamente, cuando estén en riesgo de superarse los valores límite de protección de la salud o cuando se prevea que se pueden superar los umbrales de alerta establecidos para cada contaminante en la leyes, previa ponderación de su eficacia sobre la salud y su impacto en la economía local; hasta que se apruebe la modificación del actual Plan de Acción en Situaciones de Alerta por Contaminación del Aire Urbano en Valladolid, en los términos que se acordaren en el Pacto por la Calidad del Aire y la Accesibilidad del Centro.

Valladolid, a 2 de noviembre de 2017

 El Portavoz Adjunto

Jesús Enríquez Tauler


Resultado de la votación:

La moción ha sido rechazada por 12 votos a favor (PP y Cs), 15 votos en contra (PSOE, VTLP y SIVA) y 1 abstención del concejal no adscrito.