MOCIÓN PARA EL ESTUDIO DE LA IMPLANTACIÓN DEL QUINTO CONTENEDOR (CONTENEDOR AMARILLO), Y PROGRAMACIÓN EN SU CASO DE UNA EXPERIENCIA PILOTO EN UNA ZONA DE LA CIUDAD

A LA COMISIÓN DE MEDIO AMBIENTE, SOSTENIBILIDAD, SEGURIDAD Y MOVILIDAD

 

Motivación

La ausencia de contenedor amarillo en la ciudad para la recogida separada de envases, fue una decisión adoptada por consenso a la hora de proyectar la planta de recuperación y compostaje. Se pretendía con ello facilitar la implantación de la recogida selectiva trasladando al ciudadano un menor esfuerzo de separación en los domicilios (distinguiendo entre los residuos orgánicos e inorgánicos), ocupar menos espacio en las calles prescindiendo de un contenedor, incrementar el empleo en la planta y conseguir con ello el mayor aprovechamiento posible de la fracción orgánica.

Hoy podemos afirmar que todos esos objetivos se han conseguido tras catorce años de funcionamiento del Centro de Tratamiento de Residuos (CTR). Valladolid fue pionera en la obtención de compost, y se anticipó más de una década a la obligatoriedad de este proceso introducida por la última ley de residuos no teniendo que afrontar ahora cuantiosas inversiones para cumplir con la nueva normativa, como les ocurre a la inmensa mayoría de ciudades de nuestro país.

Sin embargo, creemos que ha llegado la hora de replantearse la conveniencia de la implantación del contenedor amarillo.

Los vallisoletanos hemos dado muestras de un compromiso ambiental extraordinario, implicándonos progresiva y masivamente en la separación de los residuos domésticos. Así lo demuestran las cifras de recogida de cada una de las cuatro fracciones, que se encuentran por encima de las medias autonómica y nacional, incluso las de reciclaje de aceite domiciliario, a pesar de haber sido la última en incorporarse en los últimos años.

Esa respuesta positiva del vecindario es la que nos animó, desde el gobierno, a estudiar la implantación del quinto contenedor en los últimos meses del mandato anterior, para testarlo en el presente cuatrienio, con la implicación directa del Servicio Municipal de Limpieza para realizar la recogida y con la colaboración de ECOEMBES.

La idea inicial pasaba por llevar a cabo el despliegue en un barrio de la ciudad durante un periodo de tiempo determinado que permitiera extraer conclusiones sobre la conveniencia de su extensión a toda la ciudad y hacerlo, además, mediante contenedores zonales.

Ahora desde la oposición, queremos relanzar este planteamiento proponiendo que se retome su estudio por el nuevo gobierno tripartito al frente del consistorio, por juzgarlo positivo para seguir avanzando en la conciencia ecológica de la ciudad y en las ratios de recuperación, con el consiguiente beneficio para el medio ambiente y la actividad económica asociada al reciclaje generadora de verdadero empleo verde.

Por todo ello, Jesús Enríquez Tauler, Concejal-Portavoz del Grupo Municipal Popular (PP), y en su nombre, formula ante la Comisión de Medio Ambiente, Sostenibilidad, Seguridad y Movilidad la siguiente,

MOCIÓN

Primero.-     La Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad se compromete a retomar el estudio para evaluar la conveniencia de implantar el contenedor amarillo en la ciudad.

Segundo.-   El estudio deberá analizar los costes de implantación, los pros y contras de la misma, el sistema de gestión del servicio y su impacto en el empleo -bajo la premisa de no perjudicar los puestos de trabajo actualmente existentes en la Planta de Recuperación y Compostaje de titularidad municipal- y la conveniencia de abordar una experiencia piloto, con propuesta de los barrios o zonas que pudieran acogerla.

Tercero.-     Las conclusiones de dicho estudio se presentarán, antes del próximo mes de diciembre, ante la Comisión de Medio Ambiente, Sostenibilidad, Seguridad y Movilidad.

Valladolid, 28 de septiembre de 2015.

El Portavoz,

 

Jesús Enríquez Tauler


La moción del Grupo Popular ha sido aprobada por unanimidad de todos los grupos en la Comisión.