EL GRUPO POPULAR EN EL AYUNTAMIENTO CELEBRA LOS BUENOS RESULTADOS DEL MODELO DE GESTIÓN DE RECOGIDA DE PAPEL Y CARTÓN QUE DEJÓ EN MARCHA

EL GRUPO POPULAR EN EL AYUNTAMIENTO CELEBRA LOS BUENOS RESULTADOS DEL MODELO DE GESTIÓN DE RECOGIDA DE PAPEL Y CARTÓN QUE DEJÓ EN MARCHA

NOTA DE PRENSA:

  • El gobierno del PP, en mayo de 2013, consiguió la certificación de ASPAPEL por asegurar el ciclo sostenible del papel y el cartón en Valladolid.
  • Los populares alertan sobre el cambio del contrato de recogida de papel en la ciudad, que le puede empezar a costar dinero a los contribuyentes cuando con el PP salía gratis.

Valladolid, 8 de febrero de 2019.- Hoy hemos conocido la noticia de la distinción a Valladolid, junto a otras 39 ciudades, por los datos de la recogida de papel y cartón por ASPAPEL. 

Para los populares supone un orgullo, que el sistema de gestión que dejó en funcionamiento siga cosechando reconocimientos. Un sistema de gestión privada de la recogida del papel y cartón que ya, en mayo de 2013, consiguió la certificación de ASPAPEL por cumplir con “los requerimientos del Programa Tu Papel 21, asegurando el ciclo sostenible del papel y cartón” (se acompaña copia del certificado obtenido por el anterior gobierno del PP). 

Sin embargo, los concejales del Partido Popular alertamos del cambio en el contrato del servicio de recogida de papel y cartón, operado en mayo pasado por el gobierno de Puente, que puede salirle caro a los contribuyentes vallisoletanos. 

Hasta hace unos meses, el contratista corría con todos los gastos de la recogida (camiones, personal, contenedores, reparaciones, traslados, etc.) y con los riesgos de robos de papel en los contenedores, sin coste alguno para el ayuntamiento ya que se remuneraba con la venta del papel recuperado. En momentos en los que la cotización del precio del papel era alta podía obtener beneficio y en los momentos de depreciación podía obtener pérdidas pero, en ningún caso, pagaba nada el contribuyente. 

Ahora en cambio, el ayuntamiento paga a la empresa privada por el coste del servicio y obtiene los ingresos por la venta del papel que se recupera. Si el precio del papel es menor que el del coste del servicio, el ayuntamiento perderá dinero.

Es una práctica que existe en algunos ayuntamientos que entraña un riesgo de pérdida y una expectativa de beneficio que se verá al finalizar el contrato. Sea como fuere, lo que sí que es una auténtica contradicción del gobierno de Óscar Puente, es que se llene la boca diciendo que es mejor la remunicipalización de los servicios y que, con el papel y el cartón, privatice la recogida y asuma, él, el riesgo empresarial de la fluctuación del precio del papel en vez de trasladarlo a la empresa privada.