Es un ejercicio de filibusterismo político el querer aprobar la revisión del PGOU, cinco días antes de las Elecciones Municipales y en plena campaña Electoral