MOCIÓN DEL PP PARA PROMOVER A VALLADOLID COMO CIUDAD DEL TEATRO (PLENO 4-12-2018)

AL AYUNTAMIENTO PLENO

MOCIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL POPULAR PARA PROMOVER A VALLADOLID COMO CIUDAD DEL TEATRO

Valladolid siempre ha sido una ciudad amante de las artes escénicas y de forma especial del teatro. Se conoce la existencia en la ciudad de espacios dedicados a las representaciones teatrales desde hace siglos, con un especial auge en la España de la Edad Moderna de los Austrias cuando Valladolid ostentaba la capitalidad de España. Se conoce la existencia de representaciones teatrales callejeras en 1547 en la actual plaza de la Universidad, entonces plaza de Santa María. Esas representaciones se fueron desplazando a la plaza Mayor y a la antigua corredera de San Pablo, hoy calle Angustias. De aquella época ya es conocida la actriz y directora teatral la vallisoletana Jerónima de Burgos, esposa del actor y autor de comedias Pedro Valdés y amante de Lope de Vega es considerada como una de las mejores actrices del Siglo de Oro.

Respecto de espacios escénicos cerrados, el hospital de San José para niños expósitos abrió un primer patio para comedias en 1574 en la calle San Lorenzo que, tras un período de esplendor, acabó transformándose en el llamado Teatro de la Comedia en 1609, del que se decía que tenía más de 2.000 localidades. Curiosamente a partir de 1767 pasó a ser propiedad del ayuntamiento que lo vendió en subasta pública en 1866.

Tras un período de declive, los espacios escénicos recobran su importancia durante el siglo XIX que coincide con el auge de “Don Juan Tenorio” del autor vallisoletano José Zorrilla que se convierte en la obra de teatro española más representada de la historia. Durante muchos años se representaba en nuestra ciudad por la festividad de Todos los Santos, de modo que acabó convirtiéndose en una costumbre y un hecho social institucional de nuestros antepasados. Dicen que muchos actores que lo representaban podían comprobar desde la escena como los espectadores vallisoletanos presentes eran capaces de recitar de memoria sus rimados textos y se transformaban en un público exigente que discernía con gran capacidad crítica la capacidad actoral de los que formaban su reparto.

Ya en el siglo XX, el teatro en Valladolid adquiere una relevancia que permanece hasta nuestros días. La nómina de personajes ilustres de la ciudad asociados al mundo del teatro es interminable. A modo de ejemplo, autores como José Luis Alonso de Santos, productores como Enrique Cornejo, intérpretes como la reciente medalla de Oro de la ciudad Concha Velasco, Lola Herrera, Aurora Bautista, Juan Antonio Quintana, Emilio Gutiérrez Caba, Arturo López, Emilio Laguna, Paloma Valdés se unen a los salidos de “hornadas” más recientes como Roberto Enríquez, Fernando Cayo, Ana Otero, Diego Martín o Elvira Mínguez. Un plantel de lujo en el que no podemos olvidar a los malogrados Fernando Urdiales y Ricardo Vicente. En definitiva, una magnífica representación de más de un centenar de profesionales y miles de aficionados dedicados al teatro en la ciudad.

Una ciudad que cuenta con compañías de prestigio como Corsario, Azar, Rayuela o Teloncillo entre otras muchas, así como varias decenas de grupos aficionados que hacen de Valladolid una ciudad con una importante oferta teatral y donde es imposible que exista una semana del año donde no realicen representaciones teatrales. Un municipio cuajado de variados espacios escénicos públicos y privados, así como algún espacio emblemático por recuperar.

A esta importante lista teatral urbana se suma la celebración anual del prestigioso Festival de Teatro de Calle, con ya 20 años de historia, así como la existencia de la Escuela Superior de Arte Dramático de Castilla y León, la asociación profesional de empresas de Artes Escénicas asociadas (ARTESA) así como agrupaciones de aficionados y amantes del teatro como la Asociación de Amigos del Teatro, así como un importante número de prestigiosos críticos teatrales cualificados.

Conforme a la relación antes descrita parece procedente proponer la declaración de VALLADOLID COMO CIUDAD DEL TEATRO, de modo que con razón de esta distinción se adopten medidas coordinadas que permitan promover y potenciar el teatro y las artes escénicas en nuestra ciudad. Actuaciones que deberían diseñarse en un Plan, que a iniciativa del Ayuntamiento y acordado entre todos los agentes, públicos y privados, coordinase las medidas que potenciaran el teatro y lo convirtiera en una de las señas de identidad de Valladolid.

A modo indicativo, la primera medida podría ser la creación de una RED DE ESPACIOS ESCÉNICOS DE LA CIUDAD DE VALLADOLID. Aglutinar la oferta de espacios teatrales, públicos como el teatro Calderón, el LAVA, el teatro Zorrilla, el Auditorio Miguel Delibes, el Auditorio de la Feria, entre otros, o privados como el teatro Carrión, el teatro Cervantes, la sala Borja, permitiría ofrecerlos de manera eficiente a la llegada de nuevas producciones teatrales a la ciudad.

En segundo lugar, la recuperación de espacios escénicos, como el teatro Lope de Vega o el cine Castilla, debe ser un objetivo apoyado por el ayuntamiento de Valladolid, con la colaboración de otras administraciones públicas.

Otra medida podría consistir en intentar convertir Valladolid en el lugar de reestrenos de producciones teatrales en España, fundamentalmente de Musicales, que acaban estableciéndose en la Gran Vía de la ciudad de Madrid.

Interesante también sería generar el catálogo unificado de compañías de teatro profesional de Valladolid como vehículo de promoción de los mismos tanto a nivel de ciudad como a nivel nacional. Promover una línea de ayudas a producciones teatrales de las compañías de Valladolid que lleven el nombre de la ciudad por todo el ámbito nacional. También la promoción de la CASA DEL TEATRO, un espacio municipal que facilite lugar de ensayo a las compañías profesionales y de aficionados de la ciudad.

En definitiva, y tras este somero repaso a título indicativo, parece oportuno acordar con el sector del teatro y las artes escénicas una serie de medidas coordinadas y planificadas que permitieran a medio plazo convertir Valladolid en una de las ciudades de España más potentes a nivel teatral. Hacer de Valladolid la Ciudad del Teatro.

Por todo ello, el Grupo Municipal Popular, y en su nombre su concejal Portavoz Antonio Martínez Bermejo, propone al Pleno del Ayuntamiento de Valladolid para su consideración la siguiente

MOCIÓN

  1. Declarar a Valladolid como Ciudad del Teatro.
  2. En el plazo de los 6 meses siguientes al acuerdo de esta moción, el Ayuntamiento promoverá la aprobación de un Plan Municipal del Teatro Vallisoletano que, con la participación de todos y cada uno de los colectivos y agentes relacionados con el ámbito del teatro y las artes escénicas, así como de todos los grupos municipales, establezca una serie de medidas de apoyo al teatro y acciones coordinadas y planificadas que lo potencien y lo conviertan en una de las señas de identidad singular del municipio de Valladolid.

En Valladolid, a 29 de noviembre de 2018

Antonio Martínez Bermejo

Concejal-Portavoz del Grupo Municipal Popular PP


Resultado de la votación:

La moción ha sido rechazada por 13 votos a favor (PP y Cs), 15 en contra (PSOE, VTLP y SIVA) y 1 abstención del concejal no adscrito. 

 

Categoría: