Moción del PP de apoyo a la Semana Santa de Valladolid (Pleno 2-4-2019)

AL AYUNTAMIENTO PLENO

MOCIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL POPULAR DE APOYO A LA SEMANA SANTA DE VALLADOLID

La Semana Santa de Valladolid es posiblemente el hecho cultural y social más relevante de la ciudad y que tiene mayor trascendencia en la llegada de turistas con la consecución de un importante retorno para la economía de Valladolid. Según los últimos datos, por cada euro dispuesto en la celebración de la Semana Santa, la ciudad recibe no menos de 8 euros, lo que supone un importante elemento positivo para la generación de empleo y riqueza en Valladolid.

La Semana Santa de Valladolid fue declarada de interés turístico internacional en el año 1980 gracias a la riqueza artística de sus imágenes, un museo andante por las calles que no tiene parangón en otras ciudades de España. La sobriedad y solemnidad de sus procesiones que disfrutan de una elevada participación de los vecinos integrados en sus 20 cofradías ayudaron a ese reconocimiento. La importantísima afluencia de los coloquialmente llamados “cofrades de acera”, es decir, los ciudadanos y turistas que abarrotan calles y plazas al paso de las procesiones, hacen de la Semana Santa de Valladolid un caso de éxito

El apoyo que el Ayuntamiento de Valladolid otorga a la Semana Santa en los aspectos económicos y turísticos, aunque es manifiestamente mejorable, si existe. Mejorar el apoyo económico de la Corporación municipal, apoyar en mayor proporción el coste que a los vecinos cofrades les supone la puesta en marcha de la Semana Santa, si bien es deseable, no es el objetivo esencial de esta moción. Todos los años, en el momento de la aprobación de los presupuestos municipales, el Partido Popular ha propuesto enmiendas al mismo que casi triplican las dotaciones actuales de apoyo. Sin embargo, año tras año de esta legislatura que ya termina, el gobierno tripartito liderado por Óscar Puente ha rechazado esas propuestas sin ofrecer alternativa alguna de mejora.

La Semana Santa de Valladolid además de un evento cultural, social o turístico es ante todo un HECHO RELIGIOSO. No reconocer la importantísima labor que las cofradías y los hermanos cofrades realizan a lo largo de todo el año desde ese sentimiento religioso es desnaturalizar la esencia primigenia de la Semana Santa. Es camuflarla con una pretendida y única carga cultural para olvidar intencionadamente que todas esas imágenes nacieron y se conservan gracias al fervor religioso de nuestros mayores y en la continuidad en la creencia cristiana de los actuales cofrades que nos son coetáneos. Es desconocer intencionadamente el motor creyente que mueve a miles de vallisoletanos a procesionar durante una semana intensa. El agotamiento físico que genera el deambular por las calles rellena las pilas de la voluntad espiritual de todos los que participan.

Ignorar esto es desconocer también las propias actividades que motivaron el nacimiento de las cofradías. El origen es la fraternidad, el amor fraterno cristiano; el apoyo al hermano necesitado. Una actividad solidaria que los cofrades siguen realizando siglos después a lo largo de todo el año.

El apoyo a quien lo necesita nace desde las fuertes convicciones religiosas de los cofrades y enriquecen a lo largo los 365 días del año, la belleza que la Semana Santa tiene per se.

En este aspecto, el del sentimiento religioso de la Semana Santa, el actual gobierno municipal no sólo no lo apoya, sino que incluso lo atacó de forma gravosa con la aprobación de la moción denominada “Para el impulso de la libertad de conciencia y el CARÁCTER LAICO del Ayuntamiento de Valladolid” que presentado por el grupo Si Se Puede fue apoyado unánimemente por el grupo Socialista y Valladolid Toma la Palabra.

La Constitución Española, en su artículo 16, garantiza de forma clara y rotunda la libertad religiosa y la aconfesionalidad del Estado. Señala que “ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los Poderes Públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”.

Desde el respeto a la norma constitucional no puede entenderse el pretendido carácter laico del Ayuntamiento de Valladolid que fue aprobado por el tripartito en el pleno de septiembre de 2018. La laicidad como rechazo a cualquier confesión es incompatible con el mandato de tener en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y la relación de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Los cofrades de Valladolid vivieron como un desprecio de los concejales del gobierno municipal, la aprobación de la moción laica antes citada. Un desprecio incomprensible para una actividad a la que luego se alaba desde sus facetas culturales, turísticas y económicas. Una suerte de hipocresía de quien dice apoyar a la Semana Santa pero luego rechaza su naturaleza primigenia, su esencia religiosa cristiana. Por todo ello, es una petición casi unánime de todas las cofradías que se enmiende ese error. Piden que desde la aconfesionalidad de la institución municipal se pueda respetar, e incluso apoyar y defender por los concejales que desde su libertad lo deseen, la religiosidad de la Semana Santa, además de su valor cultural, social, económico y turístico. Porque consideran que para hacer una ciudad más amable y abierta es mejor no rechazar a nadie, ni a sus sentimientos ni a sus ideas, como señalan los artículos 14, 16 y 20 de la Constitución Española.

Por ello, desde el respeto a todos, los que creen y los que no creen, es el momento de adoptar una nueva moción que anule la de la laicidad y restablezca al Ayuntamiento de Valladolid dentro de la legalidad constitucional y el respeto a las creencias de los demás. Un acuerdo sencillo que, desde la aconfesionalidad municipal, sea un ejemplo de tolerancia y, por qué no, de apoyo al evento anual más importante que tiene la ciudad de Valladolid: Nuestra Semana Santa.

Por todo ello, el Grupo Municipal Popular, y en su nombre su concejal Portavoz Antonio Martínez Bermejo, propone al Pleno del Ayuntamiento de Valladolid para su consideración la siguiente

MOCIÓN

El Ayuntamiento de Valladolid, desde la aconfesionalidad constitucional y el respecto a todas las creencias de los vecinos de la ciudad, reconoce a la Semana Santa como evento religioso, cultural, social y turístico en el que participan activa y libremente miles de vecinos a lo largo de todo el año y se compromete a apoyarla como hecho relevante en la ciudad de Valladolid. El Ayuntamiento, como muestra de ese reconocimiento y apoyo, deroga y deja sin efecto la moción acordada en el pleno de septiembre de 2018 por el que se declara el carácter laico del ayuntamiento de Valladolid y se reafirma en su aconfesionalidad y tolerancia.

En Valladolid, a 28 de marzo de 2019

Antonio Martínez Bermejo

Concejal-Portavoz del Grupo Municipal Popular PP


Resultado de la votación:

La moción ha decaído al aprobarse una enmienda de sustitución.